• 10:48
  • Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Las alteraciones en la microbiota pueden favorece la resistencia a la insulina

Según un estudio llevado a cabo por el profesor Oluf Pedersen, de la Universidad de Copenhague, que se ha publicado en la revista Nature

Las alteraciones en la microbiota pueden favorece la resistencia a la insulina

Algunas alteraciones específicas en la microbiota son esenciales en la resistencia a la insulina, un indicador para el desarrollo de diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiovascular, según concluye un estudio llevado a cabo por el profesor Oluf Pedersen, de la Universidad de Copenhague, que se ha publicado en la revista Nature.

Para llegar a esta conclusión, se han estudiado a 277 personas no diabéticas y 75 con diabetes tipo 2. Monitorizaron las concentraciones de más de 1.200 metabolitos en sangre y llevaron a cabo estudios de ADN de cientos de bacterias presentes en el tracto intestinal con el fin de ve si las alteraciones en la microbiota intestinal estaban implicadas en las patologías antes mencionadas.

De esta forma, los investigadores pudieron ver que las personas que tenían una reducción de la capacidad de acción de la insulina, y por consiguiente eran resistentes a la insulina, tenían elevados en sangre los niveles de unos aminoácidos, los BCAAs. Lo que es más importante, el aumento de los BCAAs en sangre se relaciona con unos cambios específicos en la composición y función de la microbiota.

Investigación

Los principales impulsores de la biosíntesis bacteriana de BCAAs son las bacterias Prevotella copri and Bacteroides vulgatus. Para analizar si realmente las bacterias del intestino son la causa de la resistencia a la insulina, los investigadores alimentaron a unos ratones durante tres semanas con Prevotella copri y observaron que aumentaron sus niveles de BCAAs, de resistencia a la insulina y de intolerancia a la glucosa.

Para los autores del estudio, estos resultados son significativos, ya que es el primer trabajo que integra la metabolómica, el microbioma y los datos clínicos en un solo análisis. Además, este análisis sopesa la importancia de las diferentes especies de bacterias en relación con la enfermedad y ayuda a identificar microbios específicos que producen resistencia a la insulina. “La mayor parte de las personas con resistencia a la insulina no saben que la tienen. No obstante, se sabe que la mayoría de los obesos o con sobrepeso son resistentes a la insulina y que pueden mejorar con una dieta adecuada, ya que se pueden normalizar las alteraciones propias de la microbiota y mejorar la sensibilidad a la insulina”, asegura Pedersen.

x