• 06:00
  • Martes, 24 de Enero de 2017

Los paseos justo después de las comidas reducen los niveles de glucosa en diabéticos tipo 2

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Nueva Zelanda que se publica en Diabetologia

Los paseos justo después de las comidas reducen los niveles de glucosa en diabéticos tipo 2

Pasear una media hora después de las comidas puede tener beneficios para reducir la glucosa en pacientes con diabetes 2, según indica un estudio llevado a cabo por el equipo de Andrew Reynolds, de la Universidad de Nueva Zelanda, en Otago, que se publica en Diabetologia. Parece ser que el beneficio se obtiene justo después de comer, ya que ese paseo con la misma duración y a otra hora del día no reduce de la misma forma los niveles de glucosa en este grupo de pacientes.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores prescribieron el mencionado paseo a 41 pacientes con diabetes tipo 2 en bloques de dos semanas separado por un mes. Los pacientes llevaban un dispositivo para poder medir su actividad física y otro que registraba sus niveles de glucosa cada cinco minutos. Un grupo de pacientes caminaba 30 minutos al día, tal y como establecen las guías de práctica clínica, y otros caminaban 10 minutos después de cada comida principal.

Después de cenar

Tras analizar los datos, se pudo observar que los niveles de glucosa descendían un 12 por ciento de media en los diabéticos tipo 2 que caminaban justo después de las comidas si se compara con los que paseaban a cualquier hora del día. “El mayor efecto se recogió en una reducción del 22 por ciento en los niveles de glucosa cuando se caminaba después de la cena, donde se consume la mayor parte de los carbohidratos pesados y se tiende al sedentarismo”, asegura Reynolds.

Otro de los autores del estudio, Jim Mann, de la citada universidad, recuerda que la glucosa postprandrial es un objetivo importante en el manejo de la diabetes tipo 2, por su control sobre la glucosa general y el riesgo cardiovascular. 

Así, los investigadores señalan que la actividad física postprandial puede evitar la necesidad de aumentar la dosis de insulina o añadir otra inyección de insulina durante las comidas. En la mayoría de los casos, el aumento de la dosis se asocia a una ganancia de peso en diabéticos tipo 2, que ya de por sí tienen sobrepeso u obesidad.

Por eso, tal y como se detalla en el estudio, los beneficios de la actividad física después de las comidas pueden hacer que se consideren en las guías de práctica clínica, sobre todo después de las comidas que contienen carbohidratos, para mejorar el control de los niveles de glucosa.

x