• 19:33
  • Jueves, 17 de Agosto de 2017

"Los cursos de calidad de formación continuada de Enfermería en dolor son escasos"

Desde 1960, año en que se desarrolló la primera unidad para el tratamiento del dolor en el mundo, mucho han evolucionado estas unidades en todos los aspectos. Preguntamos a D. José Manuel Sáez Castresana, del departamento de Enfermería de la Unidad del Dolor de la Clínica IMQ Zorrotzaurre de Bilbao, sobre la complejidad de su trabajo.

"Los cursos de calidad de formación continuada de Enfermería en dolor son escasos"

¿Qué tipos de dolor trata la clínica en la que usted trabaja?

En nuestra Unidad del Dolor tratamos todo tipo de dolor, tanto dolores de tipo neuropático como nociceptivo, oncológico y no oncológico, pero siempre dolor crónico, estudiado y que no responde a tratamientos convencionales. 

¿Cuáles son las opciones de tratamientos invasivos y no invasivos que utiliza normalmente?

En nuestro día a día utilizamos todos los tratamientos habituales de una Unidad del Dolor, ya sean tratamientos no invasivos tópicos (iontoforesis y parches de capsaicina), tratamientos intravenosos y bloqueos nerviososeco guiados o guiados con escopia, tratamientos con radiofrecuencia y otras técnicas de cuarto escalón como bombas implantables programables para infusión intratecal o los neuroestimuladores.

También se inician tratamientos farmacológicos que dejamos en manos de los correspondientes médicos de Atención Primaria para su seguimiento y los ajustes que él considere oportunos realizar. 

¿Qué tipos de dolor son los más frecuentes que observan y tratan?

Más de las tres cuartas partes de los pacientes que acuden a nuestro servicio por dolor lo hacen por dolores de raquis, fundamentalmente del área lumbosacra, que en la población general se presenta como ciatalgias o cruralgias y en edades avanzadas suelen ser, tanto de componente mecánico, es decir de tipo facetario, como de tipo neuropático o dolores por estenosis de canal que obligan al paciente a parar cada poco cuando va de paseo, lo que acaba limitando su calidad de vida.

Al igual que en otras Unidades del Dolor, también podemos ver dolores neuropáticos puros, como dolores del trigémino, neuralgias posherpéticas y otras lesiones postquirúrgicas por atrapamientos de nervios. Otro grupo importante lo forman los pacientes con dolor de hombro para los que tenemos un protocolo determinado. Tampoco nos olvidamos de un grupo considerable de pacientes con fibromialgia.

El dolor oncológico, aunque en nuestra unidad supone una mínima parte de los pacientes que acuden, es prioritario en la atención que ofrecemos. 

¿Cuál es su evaluación sobre los cursos de formación continuada en el tratamiento del dolor?

El número de cursos de calidad de formación continuada de Enfermería en tratamiento del dolor es escaso en nuestro medio y el número de reuniones que se organizan entre profesionales de Enfermería, súper especializados en dolor, podríamos decir que es casi nulo.

¿Cómo es la formación de un técnico de Enfermería especializado en dolor?

Habitualmente la formación acaba siendo a cargo de la práctica clínica. Es decir, inicias tu recorrido profesional en una Unidad del Dolor y vas aprendiendo y poniéndote al día viendo pacientes, más que porque haya cursos o tipos de formación concretos. 

¿Trabajan con otros técnicos de Enfermería de otras especialidades?

No, habitualmente trabajamos en una unidad y la relación con compañeros de otras especialidades suele ser para aclarar historias o como mucho para facilitar el acceso de algún paciente, por ejemplo, de cirugía o Traumatología o de Oncología a nuestra Unidad del Dolor. Realmente es una relación más burocrática que de trabajo directo. 

¿Le gustaría añadir algo más sobre la importancia en la gestión de su trabajo sanitario?

Como se deriva de respuestas anteriores, sería interesante tener acceso a cursos de especialización y de mejora de la gestión del trabajo diario.

Sería enriquecedor a nivel profesional y humano realizar intercambios entre profesionales de las unidades del dolor para ampliar conocimientosy unificar criterios y métodos de organización de trabajo con vistas a poder ofertar al paciente altos estándares de calidad en el tratamiento de su dolor.

x