• 14:12
  • Viernes, 26 de Mayo de 2017

“Los registros de actividad son clave para alcanzar los estándares de calidad”

La presidenta la Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascular, Tomasa Centella Hernández, ha concedido una entrevista a EL MÉDICO

“Los registros de actividad son clave para alcanzar los estándares de calidad”

Tomasa Centella Hernández preside la Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascular y la Comisión Nacional de Cirugía Cardiovascular, donde quiere mantener la calidad científica y el desarrollo de la especialidad. Para ello, trabajan en varios frentes, donde la formación y la reacreditación son pilares básicos.

¿Cuáles son los objetivos principales de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Cirugía Torácica-Cardiovascular (SECTVC)?

Nuestra Sociedad tiene como objetivos fundamentales velar por la calidad científica y el desarrollo de la Cirugía Torácica-Cardiovascular en España. Para ello, facilitamos el intercambio de avances y conocimientos entre los profesionales relacionados con nuestra especialidad médica mediante el patrocinio y organización de cursos, reuniones científicas y congresos. Esta difusión, también se vehicula a través de la Revista Cirugía Cardiovascular y nuestra página web. Además, definimos los estándares de calidad en las diferentes áreas que constituyen el campo de acción de la Cirugía Torácica-Cardiovascular, mediante documentos de consenso, guías clínicas y recomendaciones. También prestamos especial atención a la formación continuada de nuestros especialistas mediante programas monográficos dirigidos a la actualización de conocimientos y a la mejora continua.

¿Y en la práctica clínica?

Velamos por la calidad de nuestra práctica diaria para que redunde en el beneficio de nuestros pacientes. Para ello, coordinamos el registro de actividad que desde el año 1984 envían los centros de nuestro país, lo que permite comparar cada uno de ellos con la media nacional así como con los países de primer nivel de nuestro entorno y además, tenemos un intercambio del conocimiento entre diferentes asociaciones nacionales e internacionales que posibiliten ampliar nuestra formación en el campo asistencial e investigador.

¿En qué consiste el proyecto Quip-España?

Siguiendo con uno de los objetivos fundamentales y comunes a toda sociedad científica, la SECTCV, publica anualmente un registro sobre actividad y resultados aportados de forma voluntaria por la práctica totalidad de los centros de nuestro país. Este registro resume las intervenciones realizadas anualmente, la mortalidad de estos procedimientos y, en los últimos años, se compara con la mortalidad esperada teniendo en cuenta las escalas de riesgo (EUROSCORE I Y II) internacionalmente aceptadas. Sin embargo, este registro, que nos permite comparar la evolución de nuestra especialidad a lo largo de los últimos años y realizar estudios entre comunidades, además de situarnos frente a otros países de nuestro entorno, resulta claramente insuficiente para alcanzar los estándares de calidad que el ejercicio de nuestra profesión exige. En la línea de la Asociación Europea de Cirugía Cardiotorácica (EACTS) nuestra sociedad se adhirió al programa europeo de mejora de calidad Quality Improvement Programme (QUIP) consistente en la creación de una base de datos internacional que posibilita evaluaciones comparativas. Nuestra Sociedad comenzó a incorporarse al proyecto durante el año 2016.

¿Qué objetivo persigue tener un registro de pacientes en España?

La SECTCV ha decidido incorporar la base de datos QUIP-Europa como un registro nacional de pacientes sometidos a intervenciones de Cirugía Cardiovascular, como registro de calidad español. Esta base de datos nacional “QUIP-España” permite obtener la información que prestigia una actividad profesional que se dirija a conseguir el mejor tratamiento para nuestros pacientes. Sólo los registros basados en pacientes proporcionan datos fiables y auditables que permiten a los profesionales la mejora continua.

¿Cómo se beneficia la investigación?

En el año 2015 comenzamos la puesta en marcha de este registro y ya son alrededor de 16 servicios los que han comenzado a mandar datos correspondientes al año 2016. Durante el pasado mes de febrero, la SECTCV organizó la tercera reunión de servicios para exponer las dificultades logísticas y administrativas encontradas durante este primer año. A esta reunión asistieron representantes (la mayor parte de ellos jefes de Servicio) de 45 centros nacionales, lo que demuestra el interés que nuestros especialistas tienen en el proceso de mejora continua y la transparencia de nuestra actividad, lo que en definitiva redunda en el beneficio de nuestros pacientes.

¿Cómo se articulan los programas de formación dentro de la SECTVC?

Uno de los principales objetivos de nuestra sociedad es la formación de nuestros especialistas. Para ello, tenemos diferentes programas. De forma anual, organizamos un curso para residentes que cada año se dedica a una de las grandes áreas de conocimiento de nuestra especialidad. Este curso presenta una doble finalidad: por un lado, complementar la formación mediante sesiones teóricas sobre los conocimientos básicos del área específica en cuestión, la realización en sesiones experimentales o simuladores de prácticas relacionadas con el programa y, por otra parte, que los especialistas en formación tengan la posibilidad de conocerse e intercambiar experiencias durante el periodo de residencia. Cada año convocamos el curso para el próximo ejercicio y se otorga a un comité local la responsabilidad de llevar adelante el programa. El próximo curso se celebrará en Barcelona, en el Hospital de Bellvitge, durante los días 5 y 6 de mayo y se tratarán temas alrededor de la insuficiencia cardiaca, las diferentes formas de asistencia ventricular y el trasplante. Por otra parte, la SECTCV patrocina cursos monográficos de formación dedicados a patologías concretas que tienen la finalidad de profundizar en los nuevos avances de nuestra especialidad. Además, durante este año nuestra sociedad tendrá apunto una plataforma de educación continuada on-line que pretende cubrir una necesidad clara para nuestros profesionales, pero también dirigida a estudiantes y a la población general que facilite la adquisición de competencias tanto básicas como avanzadas y que, en algunos casos, combinará la formación teórica con cursos presenciales.

¿Hay diferencia entre los dirigidos a especialistas en formación y los especialistas ya formados?

Lógicamente debe haber diferencias en los niveles de educación impartidos en los cursos de formación dirigidos a diferentes colectivos. Los especialistas en formación tienen que adquirir un número de competencias básicas que les permitan enfrentarse progresivamente al amplio espectro de patologías que trata nuestra especialidad. Los ya formados, que cuentan con esas competencias básicas, deben reafirmar periódicamente sus conocimientos y adquirir competencias más profundas adaptándose a las nuevas aportaciones científicas en un proceso de mejora continua.

Los planes de formación ¿están en consonancia con los establecidos en los países europeos de nuestro entorno?

Desafortunadamente no lo están. El último programa de formación en Cirugía Cardiovascular data del año 1996. Durante los últimos años la Comisión Nacional de Cirugía Cardiovascular ha venido trabajando en la confección de un nuevo programa de formación que se adaptase a los establecidos en los países europeos de nuestro entorno de primer nivel y que recogiese los progresos que en nuestra especialidad han venido realizándose durante estos últimos 20 años. Evidentemente este programa se ha realizado siguiendo la ley 44/2003 de 21 de noviembre de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, que se desarrolló en el Real Decreto 639/2014 de 25 de Julio. Nuestra especialidad se adelantó al resto de las especialidades en la confección de un programa basado en competencias acorde a la legislación vigente, por la imperiosa necesidad de adaptar nuestro programa de formación  precisamente a nuestros países vecinos, lo que entre otros motivos, podía conseguir la homologación de nuestro título de especialista. Este programa de formación siguió las etapas correspondientes siendo ratificado por el Consejo Nacional de Especialidades. Sin embargo, la suspensión del Real Decreto 639 por el Tribunal Supremo ha paralizado la aprobación final del mismo. No obstante, desde nuestra Comisión Nacional -con el apoyo de la SECTCV- hemos solicitado la continuidad en el proceso de publicación desde el convencimiento de la necesidad absoluta y urgente de adaptar nuestro programa a la realidad actual.

¿Hay un CV común europeo?

No existe un CV común europeo. Las titulaciones en el seno de la Comisión Europea tienen en cuenta los programas de formación de cada miembro y se recogen en una directiva común que evalúa dichos programas y homologa las titulaciones de cada país. Hasta el pasado año, nuestra titulación no estaba contemplada en esta directiva. Finalmente, conseguimos ser homologados aunque es deseable que en los nuevos epígrafes relacionados con nuestra especialidad podamos aportar el nuevo programa que posibilite una inclusión más lógica.

¿Cómo se está articulando la reacreditación?

El proceso de reacreditación de especialistas, bajo nuestro punto de vista, debe ser un procedimiento ágil y que contemple las diferentes facetas de nuestra actividad diaria. En nuestra sociedad, comenzamos hace unos años con la acreditación de los cursos de formación que consideramos imprescindibles para la formación continuada de nuestros especialistas. Durante el presente ejercicio, hemos comenzado la puesta en marcha de un grupo de trabajo que establezca los criterios para la reacreditación periódica de nuestros profesionales. Por supuesto, consideramos que es un proceso que debe ser liderado por las sociedades científicas que conocen la actividad profesional y que velan por el desarrollo de la especialidad.

¿Cómo se introduce la innovación en la práctica clínica diaria?

Como en otros campos de la Medicina, nuestra actividad no puede mejorar sin la ayuda de las Empresas de Tecnología Sanitaria. Nuestro trabajo diario depende en un grado muy importante de la investigación que estas compañías continuamente están desarrollando. En los últimos años nuestra especialidad es puntera en el desarrollo de nuevas tecnologías con una investigación seria y siguiendo una metodología que permita introducir los cambios de intervenciones en nuestros pacientes.

¿Los hospitales disponen de la tecnología más puntera para sus intervenciones?

Rotundamente sí. Entre otros motivos porque la comunicación entre los especialistas españoles en Cirugía Cardiovascular es continua y fluida, y todos nosotros luchamos por mantenernos actualizados. Los cambios desarrollados en los últimos años, que se han implantado en todas nuestras áreas de trabajo: la cirugía mini-invasiva, los procedimientos percutáneos y el avance de la cirugía de las cardiopatías congénitas en todas las edades motivan a nuestros profesionales para que lideren el proceso de innovación en nuestros hospitales. Por lo que, a pesar de la crisis, hemos conseguido mantener unos estándares de calidad comparables a los países de primer nivel.

¿Hay suficientes cirujanos torácicos y cardiovasculares en España?

Si nos limitamos a considerar el número de especialistas, desgraciadamente exceden al número que sería lógico en función de las necesidades de nuestros centros. Tanto nuestra Sociedad como nuestra Comisión Nacional llevan años intentando disminuir el número de plazas que anualmente se convocan en el proceso de formación de médicos internos residentes para nuestra especialidad. Todas nuestras acciones han sido infructuosas y cada años siguen convocándose más de 20 plazas en nuestra especialidad. Esto ha contribuido a un exceso de especialistas, que desgraciadamente se ven obligados a marcharse a otros países, o a volver a comenzar una especialidad diferente, con el correspondiente gasto innecesario que esta situación conlleva.

¿Con qué especialidades tienen más relación? ¿Con cuáles tienen que trabajar de forma coordinada?

Son muchas las especialidades con las que tenemos que trabajar en estrecho contacto, sobre todo por el gran número de áreas de conocimiento que desarrollamos. Fundamentalmente necesitamos trabajar conjuntamente con los cardiólogos de cardiopatías adquiridas y de congénitas, pero también con especialidades centradas en la imagen, como el radiodiagnóstico, con los especialistas en angiología y cirugía vascular, o con los que se ocupan de las enfermedades infecciosas. Resultaría imposible enumerar todas las especialidades, sin embargo, nuestros especialistas son los más interesados en conseguir que el trabajo se realice partiendo de un punto de vista nuclear centrado en el paciente para que los profesionales trabajen en un ambiente multidisciplinario, que englobe a todas las especialidades que tratan al paciente y que entre todas se consiga el beneficio esperado, que no puede ser otro que el mejor  que conjuntamente podamos ofrecer.

¿Qué papel tiene FACME en esa relación?

FACME representa al colectivo de las sociedades científicas y constituye la vía fundamental para canalizar y exigir el papel que éstas deben tener en nuestro Sistema de Salud, realizando un trabajo incuestionable en la defensa general de las sociedades científicas. En mi opinión, las relaciones particulares entre las sociedades científicas deberían realizarse en un ámbito más particular. Concretamente en nuestro caso, en los últimos años hemos firmado acuerdos de colaboración entre sociedades españolas, tales como la Sociedad Española de Cardiología, el CNIC, la Sociedad Española de Infecciones Cardiovasculares o la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas. También con sociedades internacionales como es el caso de la Sociedad Sudamericana de Cardiología y la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. Estos acuerdos posibilitan la elaboración de documentos conjuntos y acercan más a los profesionales, potenciando el buen hacer y compartiendo proyectos de formación e investigación en los que indudablemente convergemos.

¿Qué participación tienen sus socios en los foros internacionales?

Durante los últimos años la presencia de cirujanos cardiovasculares en los congresos y reuniones internacionales se ha hecho progresivamente más patente, lo que traduce el gran compromiso de nuestros profesionales con el progreso continuo de nuestra especialidad. Esta participación se ve reflejada también en el número de publicaciones internacionales en revistas de reconocido prestigio, así como en la participación en Sociedades Europeas, con cargos de responsabilidad, o en la Unión europea de médicos especialistas (UEMS).

x