• 13:55
  • Lunes, 21 de Agosto de 2017

RESULTADOS DEL ESTUDIO EPINE

Las contaminaciones en el sitio quirúrgico suponen el 28% de las infecciones nosocomiales

Las contaminaciones en el sitio quirúrgico suponen el 28% de las infecciones nosocomiales

Las infecciones nosocomiales afectan a un 5,5% de pacientes en España, según datos del estudio EPINE de 2016 presentados por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene, con la colaboración de Johnson&Johnson. Dentro de ellas, las más frecuentes son las infecciones del sitio quirúrgico (ISQ), con una tasa del 28,16%; y tras ellas se encuentran las respiratorias, con un 21,85%; las urinarias, con un 20,05%; y finalmente las bacteriemias e infecciones asociadas a catéter con un 14,81%.

En el caso de estas infecciones del sitio quirúrgico prolongan la estancia media hospitalaria unos diez días, y suponen un coste adicional que, se calcula, podría ascender a un promedio de 9.657€ por caso de ISQ en los hospitales españoles, según la publicación de Allué de 2014. Además de ello, los pacientes que las sufren tienen el doble de probabilidades de pasar por cuidados intensivos, cinco veces más de opciones de ser reingresados tras el alta hospitalaria o, incluso, dos veces más de probabilidad de muerte respecto a un paciente sin infección, como refleja la guía para la cirugía segura de la OMS publicada en 2009.

En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Francisco Botía, ha indicado que “teniendo en cuenta que todas las infecciones conllevan la posibilidad de fallecimiento, en las ISQ el riesgo no es muy alto, sino que se sitúa en torno al 0,5%”.

Es importante conocer las causas de riesgo que facilitan las ISQ, para lo cual hay que tener en cuenta las características del paciente –estado de salud, edad-, la duración de la intervención quirúrgica o la localización anatómica de la operación y su grado de contaminación. 

Métodos preventivos para evitar las ISQ

Los hospitales y los profesionales sanitarios deben ser conscientes de que la prevención es vital en estos casos. Así, las medidas higiénicas resultan clave, desde la correcta preparación de la piel del paciente antes de la cirugía hasta la desinfección ambiental de los quirófanos y la higiene de manos de los profesionales sanitarios, para conseguir evitar estas infecciones del sitio quirúrgico.

A ello se añaden otras fórmulas como las que señala el doctor Francisco Botía como “el uso de rasuradoras que no produzcan microheridas en la piel, la correcta aplicación y elección del antiséptico, protocolizar bien las profilaxis antibióticas o mantener buena irrigación del espacio quirúrgico, entre otras”.

Suturas recubiertas con antiséptico

Entre las medidas más eficaces para reducir el riesgo de las ISQ y que favorecen el éxito quirúrgico, también destacan las suturas recubiertas con antiséptico triclosán, ya que inhiben durante al menos siete días la colonización de organismos, según han demostrado varios estudios in vitro.

Según este experto, “estas suturas favorecen el éxito quirúrgico gracias a su resistencia y a su recubrimiento con antiséptico triclosán, que aporta un beneficio claro en la prevención de las ISQ y mejora la técnica quirúrgica, especialmente en las cirugías de localización superficial, situadas por encima del tejido celular cutáneo”.

Tal es así que estas suturas antibacterianas son recomendadas desde 2016 por la OMS independientemente del tipo de cirugía y, recientemente, por las últimas actualizaciones de la guía del Center for Desease and Control and Prevention (CDC) y del American College of Surgeons and Surgical Infection Society.

x