• 18:23
  • Viernes, 22 de Septiembre de 2017

Edoxabán, eficaz y seguro anticoagulante oral directo al servicio del paciente con fibrilación auricular no valvular

El nuevo  subanálisis, presentado por Daiichi-Sankyo en el ESC 2017 de Barcelona, confirma el beneficio de Lixiana sobre warfarina  en las terapias anticoagulantes

Edoxabán, eficaz y seguro anticoagulante oral directo al servicio del paciente con fibrilación auricular no valvular

Edoxabán, registrado y comercializado como Lixiana, es un inhibidor directo del factor Xa. Siendo este uno de los responsables clave de la coagulación de la sangre, su inhibición permite que el plasma sanguíneo sea más fluido y menos propenso a la coagulación. Frente al uso de la warfarina, antagonista (AVK) de otro factor fundamental en la coagulación como es la vitamina K, edoxabán ha demostrado una eficacia comparable y superior seguridad en pacientes con fibrilación auricular no valvular (FANV), según los datos recogidos en el subanálisis del estudio clínico ENGAGE AF-TIMI 48, cuyos resultados presentó el Dr. Robert P Giugliano en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC 2017).

Edoxabán, un ACOD seguro y eficaz

ENGAGE AF-TIMI 48 ha sido el mayor y más largo ensayo clínico aleatorizado con un anticoagulante oral directo-ACOD para la valoración de edoxabán frente a warfarina en pacientes con FA. Los resultados de este estudio sustentan la actualización de 2016 de las Guías de Manejo de Fibrilación Auricular de la ESC, que recomiendan anticoagulantes orales directos-ACODs como edoxabán para la prevención del ictus en pacientes con FANV, con preferencia sobre los antagonistas de la vitamina K (AVK) como es la warfarina, entre otras razones por el reducido riesgo de sangrado que generan. “En este estudio de tres brazos, randomizado, doble ciego y global de fase III realizado en 1.393 hospitales de 46 países, se ha comparado la toma única diaria de edoxabán frente a warfarina en 21.105 pacientes con FANV y riesgo entre moderado y alto de sufrir procesos tromboembólicos. Los análisis de subgrupos del ensayo han demostrado que la eficacia y seguridad de edoxabán es persistente en un amplio rango de pacientes, incluyendo todos los subgrupos de riesgo”, subrayó el doctor Hans Lanz, director Ejecutivo y responsable de la utilización clínica de edoxabán en Daiichi, en un encuentro con los medios de comunicación.

Pacientes con diferentes tipos de FA, ancianos, con disfunción renal, con ictus previo o accidente isquémico transitorio, con concomitancia con terapia única antiplaquetaria, con cardiopatía valvular, diabéticos y con cáncer activos, con la toma de edoxabán han visto reducido su riesgo de sangrado, de hemorragias intracraneales y de hospitalizaciones por problemas cardiovasculares, si se compara con quienes tomaban warfarina.

Asimismo, proporciona una protección efectiva frente al ictus y al embolismo sistémico, incluso en pacientes con riesgo elevado de ictus. Estos datos hacen que Wolfgang Zierhut, Director Ejecutivo de Asuntos Médicos cardiovasculares de Daiichi Sankyo muestre su satisfacción “porque ayudamos mejor a médicos y pacientes de enfermedades cardiovasculares,  incluyendo a los de grupos de mayor riesgo”, recordando que Edoxabán actualmente ya está comercializado por esta empresa en más de 20 países.

ECV, la principal causa de muerte en todo el mundo

Las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa: un 31 por ciento de todas las muertes registradas en el mundo.

No consumir tabaco, dietas sanas, evitar la obesidad, realizar actividad física regular y moderada, reducir el consumo de alcohol, son recomendaciones de salud habituales para las personas con ECV o con alto riesgo cardiovascular debido a la presencia de uno o más factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la diabetes, la hiperlipidemia o alguna ECV ya confirmada. La detección precoz y el tratamiento temprano se suman a este cuadro de contención de las ECV.

Si en este macrocuadro global de las ECV tomamos en consideración que 1 de cada 4 muertes en todo el mundo por estas patologías (desórdenes cardiovasculares, ictus, ataques del corazón, tromboembolias y trombo-embolismos venosos, insuficiencia cardíaca, muerte súbita,…) tienen como causa subyacente la trombosis, tratar de evitar estos trombos vasculares se presenta como un permanente reto de salud personal y también pública.

Bajo este prisma global de salud cardiovascular se discutió la utilización preferencial del uso de anticoagulantes orales ACODs inhibidores del factor Xa como el edoxabán, frente al de inhibidores de la vitamina K (AVK) como la warfarina en un simposio científico interactivo patrocinado por Daiichi Sankyo en el Congreso de la Sociedad europea de cardiología (ESC 2017), que se acaba de celebrar en Barcelona. Reconocidos expertos en enfermedades tromboembólicas con práctica en el manejo de edoxabán han puesto de manifiesto el elevado impacto de las características del paciente en la elección de ACOD, destacando que en el avance hacia una medicina personalizada e integral del paciente con toma de decisiones compartidas con él, es sumamente importante seleccionar el anticoagulante oral óptimo para la prevención por ejemplo de la FA, utilizando siempre el enfoque centrado en el paciente.

Beneficios médicos en la práctica clínica diaria

En estos aspectos, edoxabán cumple muy bien los requisitos, porque ofrece una dosificación sencilla para las indicaciones de FANV y tromboembolismo venoso; porque proporciona comodidad de uso, con una única toma oral diaria que puede acompañarse o no con alimentos; porque presenta muy poca concomitancia interactiva con otros fármacos; porque es tan eficaz como la warfarina en la prevención de ictus o embolismo sistémico; porque se asocia con tasas significativamente menores de sangrado mayor posterior y con menos muerte por causas cardiovasulares y porque su ingesta de 60 mg/día puede ajustarse a 30mg una vez al día en pacientes con insuficiencia renal, bajo peso corporal o que utilizan simultáneamente  ciertos inhibidores de la (P-gp) glucoproteína P, tales como ciclosporina o eritromicina.

Por todo ello, en palabras del profesor Raffaele De Caterina, “Edoxabán, que ha demostrado una seguridad superior y una eficacia al menos similar a la wafarina en la prevención de tromboembolias en la mayoría de los pacientes con FA, se presenta como una herramienta fundamental en el manejo integral del paciente para proporcionarle la terapia de anticoagulación más adecuada a sus necesidades”.

Por esto mismo, el profesor Joris De Groot, cardiólogo de la Universidad de Ámsterdam y principal autor del estudio ENGAGE AF-TIMI 48 comentaba en el encuentro científico que “los hallazgos de este ensayo pueden beneficiar enormemente a los médicos en la práctica clínica diaria, esencialmente porque reduce el sangrado y el riesgo de ictus, lo que resulta fundamental en un manejo eficaz de todas las fibrilaciones, en especial de la FANV”.

x