• 10:00
  • Jueves, 17 de Agosto de 2017

Symbicort en envase a presión ya está disponible en España para el tratamiento de la EPOC

La formulación combinada (budesonida y formoterol) del fármaco de AstraZeneca reduce en un 34,6 por ciento el número de exacerbaciones; y aporta simplicidad y comodidad de uso

Tras esta nueva autorización, esta combinación está disponible en dos dispositivos diferentes (en polvo seco con el dispositivo Turbuhaler y presurizado)

Symbicort en envase a presión ya está disponible en España para el tratamiento de la EPOC

AstraZeneca España lanza Symbicort (budesonida/ formoterol) pMDI, un inhalador dosificador presurizado para el tratamiento sintomático de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Esta formulación combinada está indicada para pacientes adultos, mayores de 18 años, con un volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) inferior al 70 por ciento del valor normal de referencia (post-broncodilatador) y un historial de exacerbaciones a pesar del tratamiento habitual con broncodilatadores. Hasta ahora esta combinación sólo estaba disponible en polvo seco con el dispositivo Turbuhaler.

Este dispositivo pMDI supone una nueva opción terapéutica para aquellos pacientes que prefieran usar un dispositivo presurizado o que no son capaces de utilizar un dispositivo de polvo seco (DPI), bien porque presenten edades más avanzadas o menor flujo respiratorio.

En palabras del Dr. Juan Luis García Rivero, neumólogo del Hospital de Laredo, Cantabria, “la aprobación del pMDI refuerza el arsenal terapéutico actual para el tratamiento de los pacientes con EPOC: aporta dos moléculas ampliamente conocidas y de las que tenemos una sólida experiencia, y un nuevo dispositivo que puede encajar mejor en los pacientes en los que el polvo seco no es una opción”.

En opinión de Dr. Jesús Molina, médico de familia y miembro de la Sociedad de Respiratorio en Atención Primaria (GRAP), “el pMDI abre el abanico de posibilidades a la hora de prescribir un dispositivo de inhalación. Ciertos pacientes, especialmente aquellos que llevan mucho tiempo utilizando un dispositivo en cartucho presurizado, en ocasiones no se adaptan a los dispositivos de polvo seco. De esta forma, podrán utilizar budesonida y formoterol (con las ventajas que esta asociación de corticoide inhalado con un broncodilatador de larga duración, pero de acción rápida, puede suponer para su mejor tratamiento) en un dispositivo que se adapta mejor a sus preferencias y que estarán acostumbrados a utilizar”.

El dispositivo aporta simplicidad, comodidad y facilidad de inhalación, lo que se traduce en una mejora de la adherencia y garantiza que se administra la dosis indicada (dos inhalaciones de 160/4,5 µg dos veces al día). Todo ello, convierte a este dispositivo en una opción terapéutica válida y eficaz para el correcto control de los síntomas de la EPOC.

Precisamente este aspecto de la enfermedad, el control de los síntomas de la EPOC, constituye la necesidad no cubierta más importante en esta área: cerca del 90 por ciento de los pacientes con EPOC experimentan síntomas como disnea y tos. Budesonida/formoterol en pMDI proporciona una rápida broncodilatación y reduce la tasa de exacerbaciones severas de la EPOC comparado con el formoterol, además de mejorar la calidad de vida en comparación con sus monocomponentes. La aprobación de este inhalador presurizado (pMDI) en España se basa en los datos de más de 4.800 pacientes incluidos en tres estudios de Fase III.

El inhalador incorpora otras novedades que simplifican y facilitan su uso: cuenta con un contador de dosis (sencillo de leer y que permite ver las restantes), está diseñado para prevenir que pueda ser activado accidentalmente, e incorpora un sistema de fácil activación. Asimismo, contiene un gas respetuoso con la capa de ozono (HFA).

Reduce la tasa de exacerbaciones

El diagnóstico y tratamiento precoz de la exacerbación de la EPOC es clave para minimizar el impacto de esta enfermedad crónica de las vías respiratorias -generalmente progresiva e irreversible- que en nuestro país afecta al 10,2 por ciento de la población entre los 40 y 80 años (15,1 en hombres y 5,7 por ciento en mujeres) y que origina unas 18.000 muertes al año.

Este pMDI de budesonida/formoterol permite ampliar el uso de esta terapia combinada a una mayor variedad de pacientes en riesgo de exacerbación. Su formulación combinada ha demostrado eficacia clínica, al reducir en un 34,6 por ciento el número de exacerbaciones, y un adecuado perfil de seguridad y tolerabilidad.

En este sentido, el Dr. García Rivero destaca que “con el pMDI conseguimos que el paciente, con menos esfuerzo y menor fuerza inspiradora, consiga un buen depósito pulmonar. Esto representa una gran ventaja para aquellos pacientes que en periodos de agudización pierden mucha capacidad inspiratoria o que ya de base tienen poca capacidad inspiratoria para usar un inhalador de polvo seco”.

Por su parte, el Dr. Molina señala que “cuanto mayor es la adherencia al tratamiento, por un lado, y mejor se utilice el dispositivo de inhalación, por otro, es más fácil que el paciente esté adecuadamente controlado. Si falla la adherencia o la técnica de inhalación el control es más complicado y, por consiguiente, las agudizaciones pueden ser más frecuentes”.

Budesonida/formoterol en pMDI ha sido ya previamente aprobado en la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Suiza, Brasil, Sudáfrica y otros mercados sudamericanos y asiáticos. Tras su comercialización, los pacientes pueden beneficiarse del tratamiento combinado con budesonida y formoterol usando uno de los dos dispositivos diferentes, actualmente en comercialización: en polvo seco o presurizado.

x