• 07:21
  • Sábado, 21 de Enero de 2017

Científicos hallan un anticuerpo que normaliza los vasos tumorales

Varias compañías farmacéuticas están desarrollando anticuerpos bloqueadores de Ang2 para curar el cáncer

Científicos hallan un anticuerpo que normaliza los vasos tumorales

Científicos del Instituto para las Ciencias Básicas (IBS, por sus siglas en inglés), en Corea del Sur, han descubierto que su anticuerpo contra la sepsis también reduce la progresión del glioma, del pulmón y del cáncer de mama en modelos animales. El problema con los fármacos anticancerígenos es que pueden dirigirse hacia el área del tumor pero tienen dificultades para alcanzarlo por culpa de la presencia de vasos sanguíneos disfucionales.

El Centro de Investigación Vascular, dentro del Instituto de Ciencias Básicas (IBS) descubrió que su anticuerpo antisepsia ABTAA también reduce el volumen tumoral y mejora el suministro del medicamentos contra el cáncer. Este estudio demuestra que ABTAA restaura la integridad estructural y funcional de los vasos sanguíneos tumorales en tres modelos diferentes de tumor: mama, pulmón y cerebro.

Los vasos sanguíneos dentro y alrededor de un tumor establecido son como un laberinto caótico y disfuncional. Mientras que las paredes internas de los vasos sanguíneos sanos están rodeadas y apoyadas por células endoteliales y otras células llamadas pericitos; en el tumor, las uniones endoteliales se rompen y los pericitos se separan, de forma que el flujo sanguíneo hacia y desde el tumor se retrasa de forma importante y los vasos tumorales que carecen de una pared intacta se agujerean.

Este microambiente provoca que la administración de fármacos al tumor sea limitada, conduce a una insuficiencia de suministro de oxígeno (hipoxia) e, incluso, lleva a la metástasis. Los científicos del IBS descubrieron que el anticuerpo ABTAA normaliza los vasos tumorales y, por lo tanto, cambia el microambiente entero del tumor.

"Lo llamamos normalización de los vasos tumorales porque se asemeja estrechamente a la arquitectura de la pared de los vasos normales y sanos --explica Park Jin-Sung, primer autor del estudio--. El tumor puede adaptarse a la hipoxia y ser más agresivo, por lo que intentamos prevenir esta transición normalizando los vasos tumorales".

"ABTAA cambia el ambiente entero del tumor, el estado de la oxigenación y el nivel del lactato, de modo que las células inmunes y los medicamentos pueden alcanzar las regiones del núcleo del tumor de manera más fácil. Así, creamos un terreno favorable para el tratamiento de tumores", resalta.

En un intento de generar anticuerpos dirigidos a la proteína Ang2, que expresan específicamente las células endoteliales en condiciones estresantes como las del tumor, el equipo descubrió inesperadamente que ABTAA tiene una forma peculiar de trabajar y una doble función: ABTAA no sólo bloquea Ang2, sino que también es capaz de activar Tie2 al mismo tiempo.

Tie2 es un receptor presente en la membrana celular de las células endoteliales. ABTAA hace que Ang2 se agrupe y active de manera muy fuerte los receptores Tie2. "Si activamos Tie2, podemos normalizar eficientemente los vasos tumorales, mejorar la administración de fármacos y cambiar todo el microambiente", explica Koh Gou Young, director del Centro de Investigación Vascular.

Funciona en tumores arraigados

Varias compañías farmacéuticas están desarrollando anticuerpos bloqueadores de Ang2 para curar el cáncer, pero, incluso aunque estos anticuerpos inhiben significativamente la progresión del tumor, no detienen la hipoxia tumoral. Además, la mayoría de los fármacos contra el cáncer se dirigen al tumor en su fase inicial, cuando los tumores son todavía difíciles de diagnosticar.

En cambio, ABTAA, funciona con tumores que ya están arraigados: "Cuando se establece el tumor, la hipoxia es el principal impulsor de la progresión tumoral. Por lo tanto, si eliminamos la hipoxia, hacemos que el tumor sea más blando, reduciendo su progresión y metástasis", comenta Koh.

Los investigadores de IBS probaron ABTAA en ratones con tres tipos diferentes de tumores que muestran altos niveles de Ang2: glioma (un tipo de tumor cerebral), carcinoma de pulmón y cáncer de mama. También compararon el efecto de ABTAA con ABA, otro anticuerpo que bloquea Ang2 pero pierde las propiedades de activación de Tie2.

En los tres casos, ABTAA fue superior a ABA a la hora de inducir la normalización de los vasos tumorales, lo que llevó a una mejor administración de los medicamentos contra el cáncer en la región del núcleo del tumor. El glioma es una de las llamadas enfermedades intratables, debido a su mal pronóstico y tratamiento. Los científicos del IBS descubrieron que el volumen de glioma se redujo un 39 por ciento por ABTAA y un 17 por ciento con ABA.

ABTAA redujo de manera relevante las fugas vasculares y la formación de edemas en el glioma. Además, cuando se administró ABTAA junto con el fármaco quimioterapéutico temozolomida (TMZ), el volumen tumoral se redujo aún más (76 por ciento con ABTAA + TMZ, 51 por ciento mediante ABA + TMZ y 36 por ciento gracias a TMZ).

En el modelo de tumor carcinoma de pulmón de Lewis (LLC, por sus siglas en inglés), el equipo de investigación administró ABTAA junto con un fármaco quimioterapéutico llamado cisplatino (Cpt) y observó una mayor supresión del crecimiento tumoral (52 por ciento) en comparación con los controles y aumentó la supervivencia global. Por otra parte, ABTAA + Cpt llevó a un marcado aumento de la necrosis

x