• 20:33
  • Martes, 25 de Julio de 2017

Un estudio revela la cantidad de muertes prematuras vinculadas al comercio internacional

Las emisiones chinas causaron más del doble del número de muertes que en el resto del mundo

Un estudio revela la cantidad de muertes prematuras vinculadas al comercio internacional

Un nuevo estudio internacional ha revelado la escala mundial de muertes prematuras relacionadas con la contaminación del aire por el comercio internacional. Cada año millones de personas mueren prematuramente de enfermedades causadas por la exposición a la contaminación del aire exterior.

Aunque algunos estudios han estimado la mortalidad prematura relacionada con fuentes locales de contaminación atmosférica, ésta puede verse afectada por el transporte atmosférico de contaminación procedente de fuentes distantes. El comercio internacional también está contribuyendo a la globalización de las emisiones y la contaminación como resultado de la producción de bienes, y sus emisiones asociadas en una región para el consumo en otra.

Hasta el momento se han estudiado los efectos del comercio internacional sobre las emisiones de contaminantes atmosféricos y la calidad del aire a nivel regional, pero este análisis, con participación de la Universidad de East Anglia (UEA), en Norwich, Norfolk, Inglaterra, y la Universidad de California, Irvine, Estados Unidos, entre otras instituciones, presenta vez una evaluación global combinada sobre el impacto en la salud.

La investigación, que se publica en la revista 'Nature', estima la mortalidad prematura asociada a la contaminación por partículas finas (PM2.5) como resultado del transporte atmosférico y la producción y consumo de bienes y servicios en 13 regiones de 228 países el mundo. Los autores se centraron en las muertes por enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

La manera en que la fabricación y el comercio están estructurados en el mundo hoy significa que la contaminación atmosférica se está sintiendo desproporcionadamente por las personas que viven en o cerca de las regiones productoras, a menudo lejos de donde se consumen los bienes", explica el coautor Steven Davis, profesor de Ciencias del Sistema Terrestre en la Universidad de California.

El equipo de investigación internacional estima que de los 3,45 millones de muertes prematuras relacionadas con la contaminación por PM2.5 en 2007, alrededor del 12 por ciento, o 411.100, estaban relacionadas con los contaminantes emitidos en el aire en una región diferente del mundo, y alrededor del 22 por ciento, o 762.400, estaban asociadas con bienes y servicios producidos en una región para el consumo en otra.

Las emisiones chinas provocan más del doble del número de muertes mundiales

Las emisiones chinas causaron más del doble del número de muertes en todo el mundo que las emisiones de cualquier otra región, seguidas de las emisiones producidas en India y el resto de la región de Asia. Por ejemplo, la contaminación por PM2.5 producida en China está relacionada con más de 64.800 muertes prematuras en otras regiones, incluyendo más de 3.100 muertes en Europa Occidental y Estados Unidos. Mientras tanto, el consumo en Europa occidental y Estados Unidos está vinculado a más de 108.600 muertes prematuras en China.

Los investigadores sostienen que si el costo de los productos importados es menor debido a la existencia de controles de la contaminación del aire menos estrictos en las regiones donde se producen, entonces, los consumidores pueden ahorrar a expensas de vidas perdidas en otros lugares.

El coautor del estudio Dabo Guan, profesor de Economía sobre el Cambio Climático de la Escuela de Desarrollo Internacional de la UEA, señala: "Nuestros resultados revelan que los impactos interregionales en la salud asociados con la contaminación de PM2.5 como resultado del comercio internacional son más altos que aquellos que resultan del transporte de contaminantes atmosféricos a larga distancia".

"Esto indica que la mortalidad prematura relacionada con la contaminación atmosférica es algo más que un problema local y nuestros hallazgos cuantifican hasta qué punto la contaminación atmosférica es un problema mundial. El comercio internacional está globalizando aún más la cuestión de la mortalidad por contaminación atmosférica al permitir que las actividades de producción y consumo estén físicamente separadas. En nuestra economía global, los bienes y servicios consumidos en una región pueden implicar la producción de grandes cantidades de contaminación atmosférica y la mortalidad relacionada en otras regiones", añade.

Los autores sugieren que las políticas regionales para regular la calidad del aire imponiendo un precio a las emisiones contaminantes pueden ser efectivas y, en algunos casos, podría compartirse una parte considerable de los costos generales de dichas políticas con los consumidores de otras regiones. Sin embargo, hay evidencia de que las industrias contaminantes han tendido que migrar a regiones con regulaciones ambientales más permisivas, lo que sugiere que puede haber tensión entre los esfuerzos de una región dada para mejorar la calidad del aire y atraer la inversión extranjera directa.

Los investigadores subrayan: "El mejoramiento de las tecnologías de control de la contaminación en China, India y en otras partes de Asia tendría un beneficio sanitario desproporcionadamente grande en esas regiones y en todo el mundo y es de interés global la cooperación internacional para apoyar esos esfuerzos de reducción de la contaminación y reducir las 'fugas' de emisiones a través del comercio internacional".

Al considerar la distribución de muertes prematuras por la contaminación atmosférica producida en China, Europa Occidental, Estados Unidos e India, cada uno de los mayores impactos en la salud producidos en una región dada son locales, pero las muertes en regiones vecinas, así como en zonas más distantes, también son evidentes debido al transporte intercontinental, particularmente en áreas ubicadas a favor del viento con densas poblaciones.

El consumo en países prósperos, relacionado con el mayor número de muertes en el mundo

Por ejemplo, 30.900 muertes en el resto de Asia oriental (que incluye Japón y Corea del Sur) estaban relacionadas con las emisiones en China y 47.300 muertes en Europa del Este estaban vinculadas con las emisiones en Europa Occidental. También se producen impactos más lejanos, con 2.300 muertes en Europa occidental asociadas con la contaminación transportada desde Estados Unidos. A nivel mundial, 16,3 por ciento de las muertes atribuibles (o 12 por ciento del total de muertes) son causadas por la polución producida en una región diferente.

Dada la densidad de población de China, la intensidad de las emisiones, la gran proporción de las exportaciones y la gran población de las regiones vecinas, las exportaciones chinas representan mayor número de muertes prematuras que las exportaciones de cualquier otra región. Por ejemplo, las emisiones incorporadas en las exportaciones chinas tienen un efecto desproporcionadamente grande sobre la exposición en regiones densamente pobladas como Japón y Corea del Sur; aunque las importaciones netas a Estados Unidos y Europa Occidental representan el mayor número de muertes.

Las emisiones producidas por un millón de europeos del Este resultaron en 1.027 muertes relacionadas con PM2.5 en todo el mundo, con un mayor impacto per cápita que cualquier otra región. Teniendo la población más grande del mundo, los impactos per cápita en China son bastante importantes: las emisiones producidas por millón de chinos causaron 770 muertes en todo el mundo.

En términos de consumo, los individuos de las regiones más prósperas, como Europa Occidental, Estados Unidos y Canadá, se relacionaron con un número de muertes mayor que el promedio en todo el mundo. Además, un número desproporcionado de esas muertes ocurrió en otras regiones; por cada millón de consumidores de Europa Occidental, Canadá y Estados Unidos, hubo 416, 395 y 339 muertes en otras regiones, respectivamente.

x