• 18:55
  • Viernes, 28 de Abril de 2017

Expertos predicen que las tasas de mortalidad por melanoma bajarán en 2050

A medida que pasa el tiempo, las muertes por melanoma se harán cada vez más raras en personas menores de 50 años, y después de 2050, prácticamente todas las muertes por melanoma ocurrirán en personas mayores de 70 años

Expertos predicen que las tasas de mortalidad por melanoma bajarán en 2050

Para el 2050, las tasas de mortalidad por melanoma maligno habrán disminuido con respecto a sus niveles actuales, pero el número de personas que mueren por la enfermedad aumentará por el envejecimiento de las poblaciones. Sin embargo, si resultan eficaces nuevos tratamientos para el cáncer de piel mortal, la cifra de muertes podría también descender, según una investigación presentada en el Congreso Europeo del Cáncer (ECCO, por sus siglas en inglés), celebrado en Ámsterdam, Países Bajos.

El profesor Philippe Autier, del Instituto Internacional de Investigaciones Preventivas de Lyon (Francia), señala que las personas que corren mayor riesgo de morir de melanoma son aquellas nacidas entre 1900 y 1960, cuando se desconocían los peligrosos efectos de la exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol y los profesionales de la salud creían que el sol era positivamente beneficioso.

"Estas creencias fueron impulsadas por las observaciones de que la exposición a la luz ultravioleta y el sol podría curar algunas infecciones de la piel y el raquitismo y por el descubrimiento de la vitamina D -explica--. Era común que los bebés y los niños en edad escolar fueran tratados con dispositivos comerciales que emiten rayos UV y expuestos, sin ropa, al sol del mediodía".

Y añade: "Esta moda se desvaneció en la década de 1960, cuando se pusieron a disposición tratamientos eficaces, como vacunas y antibióticos y se tuvo consciencia de que la exposición al sol y las quemaduras de sol durante la infancia eran fuertes factores de riesgo para desarrollar cáncer de piel en la vida posterior".

El profesor Autier y colegas utilizaron modelos estadísticos para averiguar si las tasas actuales de mortalidad por cáncer se deben más a los efectos de la edad, el año de nacimiento (que tiene en cuenta la exposición a agentes causantes de cáncer, como el sol durante los primeros años de vida) o a la reciente introducción de nuevas tecnologías o tratamientos médicos.

Utilizaron los modelos para estimar el número de muertes por melanoma en el periodo 2014-2050 en Australia, Estados Unidos y Suecia. De esta forma, obtuvieron dos estimaciones: una basada en la suposición de que no había un tratamiento efectivo disponible para el melanoma y la segunda en el supuesto de que existía un tratamiento disponible que llevó a una reducción del 25 por ciento en las muertes por melanoma a partir de 2015, suponiendo que todos los pacientes tenían acceso a estos tratamientos.

Los investigadores encontraron que las tasas de mortalidad por melanoma alcanzaron su máximo alrededor de 2015 para los hombres australianos y 1990 en el caso de las mujeres australianas, alrededor de 2005 y 1995 para hombres y mujeres estadounidenses respectivamente, y hacia de 2010 en hombres y mujeres suecos.

Los investigadores predijeron que en 2050 las tasas de mortalidad en Australia serían dos veces menores que en los años pico, volviendo a las tasas observadas en 1970 para los hombres y antes de 1960 para las mujeres. En el caso de los hombres, la tasa de mortalidad ajustada según las edades de las poblaciones (tasa estandarizada por edad) fue de nueve muertes por 100.000 habitantes en 2010; mientras que en 2050 se prevé que caiga a cuatro por 100.000; y para las mujeres, las tasas caerán de 3,5 a 1,7 por 100.000.

En Estados Unidos, las tasas serían entre 2,5 y tres veces veces más bajas que en los años pico, cayendo a tasas de antes de 1960. La tasa de mortalidad estandarizada por edad bajaría de cuatro a 1,6 por 100.000 hombres y de 1,7 a menos de uno por 100.000 mujeres.

En Suecia, las tasas de 2050 serían una 1,5 veces más bajas que en los años pico, descendiendo a las tasas observadas alrededor de 1985. La tasa de mortalidad estandarizada por edad bajaría de cinco a tres por 100.000 hombres en 2050 y de 2,7 a 2,1 por 100.000 mujeres en 2050.

Las muertes subirán hasta 2035 por el envejecimiento de la población

Sin embargo, debido al envejecimiento de las poblaciones, el número real de muertes por melanoma continuaría aumentando hasta 2030-2035. Por ejemplo, en Australia el número de hombres que mueren por la enfermedad aumentará de 1.007 en 2010 a 1.354 en 2030, retrocediendo a 1.124 en 2050. En las mujeres, pasará de 410 en 2010 a 570 en 2030, cayendo a 544 en 2050.

Los investigadores predijeron estos números basándose en la suposición de que no existe terapia efectiva para el melanoma. "Con una terapia eficaz, esperamos ver disminuciones en el número de muertes por melanoma a partir de 2030", apunta Autier. En 2050, el número de muertes por melanoma en Australia sería igual a las de alrededor de 2005: 846 hombres y 408 mujeres. En Estados Unidos, sería similar a las de alrededor de 1990 para los hombres, con 3.646 muertes, y de 1980 para las mujeres, con 1.876 fallecimientos, y en Suecia, iguales a las de alrededor de 2000: 231 hombres y 174 mujeres.

"A medida que pasa el tiempo, las muertes por melanoma se harán cada vez más raras en personas menores de 50 años, y después de 2050, prácticamente todas las muertes por melanoma ocurrirán en personas mayores de 70 años", subraya. "Nuestros hallazgos demuestran claramente que la mayor parte del número de muertes causadas por el melanoma ha sido causada por exposiciones médicamente respaldadas a la radiación UV altamente carcinogénica entre 1900 y 1960", afirma.

"También muestran que vale la pena proteger a los niños frente a los rayos UV porque las tasas de muerte por melanoma siguen bajando desde alrededor de 1960 hasta la actualidad a medida que se ha ido extendiendo la protección de los niños contra los rayos UV mediante la ropa, poniéndoles a la sombra y evitando la exposición excesiva al sol en la mayoría de las poblaciones de piel clara, comenzando por Australia", resalta.

"La exploración cutánea, basada en la detección temprana oportunista de cánceres de piel, no afecta a la mortalidad por melanoma y nuestros análisis confirman esta evidencia. Por lo tanto, las generaciones que han sido excesivamente expuestas a altas dosis de UV mantienen alta probabilidad de desarrollar un melanoma mortal en alguna etapa de su vida", continúa.

"La buena noticia es que el riesgo disminuye rápidamente a medida que la protección de la piel aumenta y que empiezan a estar disponibles tratamientos efectivos, pero todavía tenemos un largo camino por recorrer antes de tener terapias asequibles capaces de prolongar varios años la supervivencia de los pacientes con melanomas avanzados con una calidad de vida decente", señala.

x