• 12:32
  • Viernes, 09 de Diciembre de 2016

El malestar emocional y un esfuerzo físico pueden desencadenar un ataque al corazón

Los factores emocionales y físicos extremos tienen efectos similares a la hipertensión arterial, dislipemias o tabaquismo 

El malestar emocional y un esfuerzo físico pueden desencadenar un ataque al corazón

Experimentar enfado/malestar emocional o un esfuerzo físico pesado parece duplicar el riesgo de infarto, y estar enojado o molesto emocionalmente mientras se realiza algún esfuerzo físico pesado parece triplicar de riesgo de ataque al corazón, según una nueva investigación que se publica en 'Circulation', la revista de la Asociación Americana del Corazón. Los hallazgos no niegan los beneficios de la actividad física adecuada y regular en la prevención de ataques cardiacos.

En un gran estudio internacional, los investigadores encontraron una asociación (más del doble de riesgo) entre el malestar emocional y la aparición de los síntomas de ataque al corazón dentro de una hora; igual que ocurre con el esfuerzo físico pesado durante la hora antes de un primer ataque al corazón. Sin embargo, la relación fue más fuerte (más de tres veces el riesgo) en aquellos pacientes que recordaban estar tristes o tener un trastorno emocional y al mismo tiempo participar en el esfuerzo físico pesado.

"Estudios anteriores han explorado estos desencadenantes de un ataque al corazón; pero tenían menor número de participantes o se completaron en un país, y los datos de muchas partes del mundo son limitados", afirma Andrew Smyth, autor principal del estudio e investigador en el Instituto de Investigación de la Salud de la Población en la Universidad McMaster en Canadá, y en el Centro de Investigación Clínica HRB en Galway, Irlanda. "Es el primer estudio que representa tantas regiones del mundo, incluyendo la mayoría de los principales grupos étnicos de todo el mundo", subraya.

Los investigadores analizaron los datos de 12.461 pacientes con una edad media de 58 años que participaron en InterHeart, un estudio de pacientes con ataques al corazón por primera vez a lo largo de 52 países. Los participantes completaron un cuestionario acerca de si habían tenido alguno de los factores desencadenantes durante la hora antes de su ataque al corazón y si habían experimentado alguno de los factores desencadenantes en la misma hora el día anterior al infarto cardiaco.

Por incremento de la presión arterial y frecuencia cardiaca

Los autores afirmaron que estos detonantes parecían aumentar de forma independiente el riesgo de ataque cardiaco de una persona más allá de lo planteado por otros factores de riesgo, como la edad, el tabaquismo, la obesidad, la hipertensión arterial y otros problemas de salud. Smyth señala que se cree que los factores emocionales y físicos extremos tienen efectos similares en el cuerpo.

"Ambos pueden aumentar la presión arterial y la frecuencia cardiaca, cambiando el flujo de la sangre a través de los vasos sanguíneos y reduciendo el suministro de sangre al corazón -explica--. Esto es particularmente importante en los vasos sanguíneos ya estrechados por la placa, lo que podría bloquear el flujo de sangre que conduce a un ataque al corazón".

"La actividad física regular tiene muchos beneficios para la salud, incluyendo la prevención de enfermedades del corazón, por lo que queremos que esto continúe", apunta. "Sin embargo, recomendamos que una persona que está enfadada o molesta que quiere hacer ejercicio para despejar la mente no vaya más allá de su rutina normal hasta los extremos de la actividad", añade.

Una limitación del estudio fue que los participantes tenían que recordar sus desencadenantes y que tras un ataque al corazón, una persona puede tender más a decir que experimentó un detonante más de lo que diría si no hubiera sufrido el infarto cardiaco. Además, no se les dio a los participantes ninguna descripción exacta de qué era estar triste o tener un trastorno emocional o realizar grandes esfuerzos físicos. Estos detonantes autodefinidos parecen tener el mismo efecto en todos los países y grupos étnicos.

"Este gran estudio de casi todo el mundo proporciona más evidencia de la relación fundamental entre la mente y el cuerpo", afirma Barry J. Jacobs, doctor en Psicología, voluntario de la Asociación Americana del Corazón y director de Ciencias del Comportamiento en el Programa Crozer-Keystone de de Medicina Familiar en Springfield, Pensilvania, Estados Unidos.

"El exceso de enfado, en condiciones inadecuadas, puede provocar un ataque al corazón que pone en peligro la vida. Todos deberíamos ejercitar la salud mental y evitar perder los estribos hasta los extremos. Las personas que están en riesgo de sufrir un ataque al corazón deberían hacer lo posible para evitar situaciones emocionales extremas", apunta Jacobs, apuntando a prácticas como el apoyo mutuo, hablando con personas que estén en situaciones similares.

x