• 10:48
  • Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Las mujeres con pérdida de audición tienen más riesgo de tener un parto prematuro o un recién nacido con bajo peso

Casi un uno por ciento de las personas en Estados Unidos de 18 a 44 años sufren pérdida de audición

Las mujeres con pérdida de audición tienen más riesgo de tener un parto prematuro o un recién nacido con bajo peso

Los hijos nacidos de mujeres con pérdida de la audición presentaban significativamente más probabilidades de ser prematuros y con bajo peso, según un nuevo estudio publicado 'American Journal of Preventive Medicine'. Comprender y abordar las causas es crítico para mejorar los resultados del embarazo en mujeres con pérdida de audición, según los autores del documento.

La pérdida de audición es un trastorno de marginación e incapacitante, dando lugar a diversos resultados sociales y de salud adversos. Alrededor de un 1 por ciento de las personas en Estados Unidos de 18 a 44 años sufren pérdida de audición de distinto tipo, gravedad, patrón y edad de inicio.

Por desgracia, muchas personas sordas o con problemas de audición pueden tener problemas significativos de salud, además de barreras de comunicación y lenguaje, que junto con una desconfianza general en la comunidad médica, dan lugar a la marginación social y la asistencia sanitaria para muchas.

Los problemas auditivos reducen las oportunidades de las personas de beneficiarse de los medios de comunicación, los mensajes de salud, la comunicación sobre salud y las oportunidades de aprendizaje accidental. Y los profesionales de la salud rara vez reciben formación sobre cómo comunicarse con eficacia y acerca del cuidado de las personas con pérdida auditiva, lo que resulta en falta de comunicación, aumento de las frustraciones de los profesionales y cambios en la prestación de asistencia sanitaria.

"Todavía no se han realizado estudios basados en la población sobre las experiencias del embarazo y los resultados entre las mujeres con pérdida de audición, aunque un estudio reciente de las experiencias de las mujeres sordas con la atención prenatal reveló que estaban menos satisfechas con su atención y eran más propensas a tener menos visitas prenatales que las mujeres que oyen", subraya la investigadora principal, Monika Mitra, del Instituto de Políticas de Discapacidad Lurie, de la Universidad de Brandeis, en Waltham, Estados Unidos.

Identifican posibles factores de riesgo

"Por lo tanto, nos propusimos investigar los resultados de natalidad entre las mujeres con pérdida de audición", relata. Los investigadores examinaron el 'Nationwide Inpatient Sample of the Healthcare Cost and Utilization Project (HCUP)' de 2008-2011 para comparar los resultados del parto en mujeres con y sin pérdida de audición. Los resultados del parto incluyen el parto prematuro y el bajo peso al nacer.

De los casi 18 millones de partos, alrededor de 10.500 fueron entre mujeres con pérdida de audición. Los bebés nacidos de mujeres con pérdida de audición fueron significativamente más propensos a nacer en un parto prematuro y tener bajo peso al nacer.

"Un marco de salud perinatal reciente desarrollado por nuestro equipo identificó un conjunto de factores individuales y mediadores que pueden impactar en los resultados maternos y de nacimiento para las mujeres con discapacidades físicas. Entre los factores mediadores, por ejemplo, están el conocimiento del proveedor y las actitudes hacia el embarazo, el apoyo familiar y los factores psicosociales, como eventos estresantes de la vida. A pesar de que estos factores no son identificables en los datos HCUP, este marco puede ser también aplicable a las mujeres con pérdida de audición", dice Mitra.

"Teniendo en cuenta estudios anteriores sobre la comunicación entre pacientes y proveedores, potenciales factores biológicos, la violencia interpersonal y el conocimiento de la salud y la alfabetización de la salud entre las personas con pérdida de audición y su insatisfacción general con su salud auditiva, estos factores potencialmente podrían explicar los pobres resultados del parto encontrados en este trabajo", concluye.

En todo caso, los investigadores entienden que se necesitan esfuerzos para desarrollar intervenciones clínicas y programas de salud materno-infantil para mejorar estos resultados adversos en las mujeres con pérdida auditiva.

x