• 20:47
  • Lunes, 25 de Septiembre de 2017

El óxido nítrico que regula la presión arterial se forma en los nervios, más que en las paredes de los vasos

Los resultados del estudio proporcionan la esperanza de nuevos tratamientos para las personas con hipertensión arterial mal controlada

El óxido nítrico que regula la presión arterial se forma en los nervios, más que en las paredes de los vasos

El descubrimiento de que el óxido nítrico que regula la presión arterial se forma en los nervios en lugar de en las paredes de los vasos sanguíneos podría llevar al desarrollo de nuevos tratamientos más eficaces para la hipertensión arterial. El hallazgo de investigadores del King's College de Londres, en Reino Unido, publicado este lunes en la revista 'Hypertension', es la continuación de un primer estudio mundial realizado en seres humanos sanos y se basa en trabajos previos que establecieron el papel fundamental que juega el gas óxido de nitrógeno en la regulación de la presión arterial.

El estudio, financiado con fondos de la Fundación Británica del Corazón (BHF, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR, por sus siglas en inglés), el Centro de Investigación Biomédica de Guy's y St Thomas's NHS Foundation Trust y el King's College de Londres, trató sujetos sanos humanos con un fármaco que impidió que una enzima en los nervios produjera óxido nítrico.

Una vez que la enzima había dejado de producir óxido nítrico, el equipo pudo medir el impacto del gas procedente de esa fuente. Para su sorpresa, la reducción de la producción de óxido nítrico llevó a un aumento significativo en la fuerza que se opone al flujo de sangre, conocida como resistencia vascular, y la presión arterial en sí.

El profesor Ajay Shah, presidente de Cardiología en el Hospital del King's College y científico principal de esta investigación en el King's College de Londres, relata: "Utilizamos un fármaco inhibidor para detener una enzima en los nervios que produce óxido nítrico. Aunque sospechábamos que detener esta enzima tendría algún efecto, nos sorprendió la cantidad de influencia que tiene sobre la presión arterial".

"Nuestro descubrimiento cambiará fundamentalmente la forma en que vemos la regulación de la presión arterial. Hasta ahora la mayoría de los fármacos de la presión arterial se han centrado en otras vías. Establecer que los nervios que liberan óxido nítrico influyen en la presión arterial, proporciona una nueva diana farmacológica y podría posiblemente llevar a tratamientos más eficaces para los pacientes", añade.

Un gas identificado hace 25 años

El profesor Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, apunta: "La Fundación Británica del Corazón estima que casi el 30 por ciento de los adultos en Reino Unido está viviendo con presión arterial alta, lo que les pone en riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. Entender cómo se regula la presión arterial es crucial si esperamos desarrollar nuevos tratamientos potenciales para reducirlos".

"Este estudio añade una pieza muy inesperada al rompecabezas de la regulación de la presión arterial. Aunque hay muchos tratamientos para la presión arterial alta, no siempre son eficaces. Estos resultados proporcionan la esperanza de nuevos tratamientos para las personas con hipertensión arterial mal controlada, que podrían ser cruciales en la prevención de un ataque al corazón o un derrame cerebral", subraya.

A pesar de su importancia, el óxido nítrico sólo tomó protagonismo hace alrededor de 25 años, cuando un grupo de farmacólogos estadounidenses descubrió sus propiedades como un "sistema de señalización" en el sistema cardiovascular. Su hallazgo les valió el Premio Nobel de Medicina en 1998.

Investigaciones adicionales han demostrado el papel crucial que desempeña el gas en procesos biológicos tan fundamentales como la regulación de la presión sanguínea, el funcionamiento del sistema inmunológico y las diferentes funciones del sistema nervioso.

Es importante que funcione como vasodilatador, relajando los vasos sanguíneos estrechados, aumentando el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno a los órganos vitales. Una de las aplicaciones farmacéuticas más destacadas de su descubrimiento fue la creación de 'Viagra'.

El profesor Phil Chowienczyk, profesor de Farmacología Clínica en el King's College de Londres y colíder de la investigación, concluye: "Este vínculo entre la liberación de óxido nítrico de los nervios y la presión arterial es fascinante porque proporciona una nueva visión sobre cómo la presión arterial es controlada por el cerebro y cómo la salud mental podría afectar a la presión arterial".

x