• 21:46
  • Viernes, 26 de Mayo de 2017

El sistema inmunológico puede explicar la desconfianza hacia los inmigrantes

Hay conflictos profundamente arraigados en todo el mundo occidental sobre cómo manejar la afluencia de refugiados e inmigrantes, con el dilema de si se deben cerrar las fronteras o dar la bienvenida a los recién llegados

El sistema inmunológico puede explicar la desconfianza hacia los inmigrantes

Una nueva investigación revela que estos puntos de vista opuestos están basados en más que un pensamiento deliberado y argumentos razonados. En el nivel del procesamiento preconsciente, los sentimientos fuertes sobre los inmigrantes son controlados por algo tan sorprendente como el sistema inmunológico.

"Los resultados de la investigación proporcionan una nueva comprensión de por qué la sociedad no acepta a los recién llegados y por qué falla la integración. Los que están muy preocupados por el riesgo de infección son los que son más reacios a buscar el contacto social con los inmigrantes, algo que, de otra forma, sabemos que fomenta la tolerancia", dice la profesora asociada Lene Aaroe. "No sólo hemos encontrado una pequeña y peculiar correlación, sino algo que puede bloquear la integración de los inmigrantes", añade el profesor Michael Bang Petersen.

Ambos científicos políticos de Aarhus BSS en la Universidad de Aarhus, Dinamarca, han colaborado con el profesor Kevin Arceneaux, de la Universidad de Temple, en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos, en el estudio, que acaba de ser publicado en 'American Political Science Review'.

A través de la historia evolutiva, nuestros antepasados lucharon contra los patógenos, de forma que el sistema inmune físico evolucionó para defendernos cuando estos patógenos entraron en el cuerpo. Al mismo tiempo, los seres humanos y otros animales han desarrollado un sistema inmunológico conductual, lo que nos motiva a evitar situaciones en las que podamos estar expuestos a la infección.

Evitar posibles fuentes de infección, como excrementos, sangre y podredumbre, ha sido crucial para nuestra supervivencia, y la motivación para evitar la infección permanece profundamente arraigada en nosotros hasta el día de hoy. El comportamiento del sistema inmune no puede ser controlado, ya que funciona en un nivel subconsciente y es particularmente sensible en algunas personas.

Según el equipo de investigación, los sistemas inmunológicos de estas personas reaccionan exageradamente y subconscientemente malinterpretan todo lo que es diferente como posibles fuentes de infección. "Las personas con marcas de nacimiento, discapacidades físicas, anomalías y algo tan inocente como un color de piel diferente son subconscientemente considerados portadores de enfermedad por la hipersensibilidad", dice Bang Petersen.

Actúa bajo la máxima 'más vale prevenir que curar'

Es importante que estos resultados de la investigación no se malinterpreten: las personas con un sistema inmune de comportamiento hipersensible no evitan a los inmigrantes porque sean conscientemente temerosos de enfermar si interactúan con ellos. Los inmigrantes no son una fuente de infección. Es en el nivel subconsciente del sistema inmunológico que interpreta mal las diferencias como un signo potencial de infección, como consecuencia los individuos hipersensibles evitan la interacción con los inmigrantes.

"El comportamiento del sistema inmunológico funciona de acuerdo con un enfoque de 'mejor prevenir que lamentar", explica Bang Petersen, quien señala que esto tiene consecuencias para la integración y la tolerancia. Uno de los principales métodos para lograr la integración y la tolerancia es el contacto entre los inmigrantes y la mayoría de la población; pero si los inmigrantes son erróneamente interpretados como un peligro de infección, el contacto se convierte en algo a evitar. Si usted es hipersensible a la infección, lo último que quiere hacer es interactuar con una fuente de patógenos.

La investigación también muestra que las personas hipersensibles son completamente indiferentes a cualquier buena intención que los inmigrantes puedan tener para contribuir a la sociedad. El miedo entre los hipersensibles se debe al riesgo percibido de infección, de forma que las intenciones de los inmigrantes no tienen consecuencias, por lo que se bloquea otra de las vías principales de integración.

"Nuestra investigación ofrece nuevas perspectivas sobre por qué la cuestión de los inmigrantes crea conflictos tan profundamente arraigados y cargados de emociones en la sociedad occidental, en parte influida por estas diferencias psicológicas tan profundamente arraigadas en nosotros", apunta Aaroe. La investigación se centra en por qué es difícil llegar a una comprensión de los puntos de vista del otro cuando una de las partes no tiene un sistema inmune de comportamiento hipersensible y no ve los mismos riesgos en los inmigrantes.

"Si algunas personas ven peligros en los inmigrantes que otros no los ven, es difícil llegar a un entendimiento mutuo con argumentos razonables basados en la razón. El miedo proviene de sistemas inconscientes profundamente arraigados que no podemos controlar. Usted puede discutir si los inmigrantes son una ganancia o una carga financiera para la sociedad, ya sea para cerrar las fronteras o para dar la bienvenida a los inmigrantes, pero si la gente está preocupada por un riesgo completamente diferente --y tal vez uno ni siquiera es plenamente consciente de ello-- es difícil lograr una comprensión mutua de cuál es la política correcta", apunta Bang Petersen.

El acoplamiento entre los inmigrantes y el riesgo de infección es una percepción errónea, por lo que una mayor conciencia de por qué tenemos diferentes patrones de respuesta podría contribuir a una mejor comprensión entre los grupos de población y, por lo tanto, con la integración.

x