• 12:31
  • Viernes, 09 de Diciembre de 2016

La actualización del Plan Director de Salud Mental y Adicciones de Cataluña apostará por un modelo comunitario consensuado

El conseller Antoni Comín anuncia su presentación en las próximas semanas, “con un impulso presupuestario relevante”, en unas jornadas organizadas por la Revista EL MÉDICO, SEDISA, Lundbeck

La actualización del Plan Director de Salud Mental y Adicciones de Cataluña apostará por un modelo comunitario consensuado

La actualización del Plan Director de Salud Mental y Adicciones de Cataluña se basará en un paradigma comunitario consensuado, tendrá muy en cuenta los condicionantes sociales y obtendrá una mejora de la “capacidad de respuesta del Gobierno en términos de presupuesto”, según anunciaba Antoni Comín, conseller de Salut de la Generalitat de Catalunya, en la clausura del Foro de Salud Mental organizado en Barcelona por la Revista EL MÉDICO (Grupo SANED), en colaboración con la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la compañía farmacéutica Lundbeck.

“Reconozco que el presupuesto público en Salud Mental no ha sido suficiente, y por ello intentaremos dar una prioridad importante a estos temas”, ha reflexionado Comín, quien ha anunciado la presentación de la actualización del plan para “las próximas semanas”. Como ha señalado se va a “presentar el modelo con la estrategia de despliegue, y, además, tiene que confirmarse que hay un impulso presupuestario relevante. Estas serían las dos buenas noticias que deberíamos oír próximamente”.

En este sentido, el titular de Salut explicaba que “nuestra intención es mejorar el presupuesto en Salud Mental, pero es algo que solo tiene sentido si va de la mano de un nuevo paradigma. Todos los actores nos hemos puesto de acuerdo en Catalunya: tenemos un Plan de Salud 2016-2020, con sus líneas estratégicas, pero también tenemos que avanzar en el desarrollo comunitario de la red asistencial de Salud Mental. El objetivo es conseguir menos hospitalizaciones y más recursos comunitarios”, ha dicho el conseller, quien se ha referido a los indicadores positivos del modelo de Girona.

Comín ha hecho balance de los efectos de la crisis en la salud de la población: “En Catalunya hacemos gala de tener uno de los sistemas de salud más transparentes a nivel europeo en términos de resultados. A través de la central de resultados explicamos cada año los datos sanitarios obtenidos”. Y con estos datos, el conseller ha puesto de manifiesto que durante la crisis no han empeorado los resultados en salud en la sociedad catalana, más bien han tendido a mejorar, a pesar de la presión asistencial a la que han estado sometidos los profesionales y la disminución del presupuesto. “Se han realizado algunos procesos de reforma estructural que, incluso, han permitido mejorar algunos parámetros de forma notable. Donde tenemos un suspenso es en Salud Mental, ya que la situación es peor a pesar de que el presupuesto no es significativamente menor”.

“La conclusión a la que tenemos que llegar es que la crisis ha sido un elemento importante en estas patologías. Analizamos la desigualdad en salud desde el punto de vista de las causas y de las consecuencias. Y debemos comprender los determinantes sociales de la Salud Mental, porque tienen un rol relevante”. Así, ha señalado que habrá que “estar muy atentos a la innovación farmacológica, pero también al informe realizado por el Observatorio de la Desigualdad, en el que explica la correlación directa que hay entre el índice de paro de larga duración entre personas mayores de 45 años y la evolución de los trastornos mentales: más adicciones, más depresión, etc.”.

Principales líneas estratégicas

Pilar Mangrinyà, directora general de Planificación en Salud de la Consellería de Salut, y Candela Calle, directora gerente del Instituto Catalán de la Salud (ICS), han avanzado las principales líneas de la actualización: “Nuestro plan director está alineado con la política europea y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el ámbito de la Salud Mental. Hemos cuidado el consenso con todos los actores, tanto los profesionales y las entidades, como los pacientes y sus familias, a quienes tenemos en cuenta a la hora de priorizar las intervenciones”.

Asimismo, Cristina Molina, directora del Plan Director de Salud Mental y Adicciones, ha destacado que ahora hay que poner en marcha las recomendaciones y adaptarlas al contexto actual. “Debemos pensar cuáles son las estrategias a las que vamos a dar prioridad en los próximos años. Sin duda, es necesario hacer una valoración muy importante del trabajo de los profesionales, gracias a ellos hemos podido mantener esta situación a pesar de la crisis. Además, las asociaciones de afectados juegan un papel protagonista, reivindicativo y constructivo”, señalaba.

Otro aspecto destacado en la reunión fue que en el presupuesto de 2017 se dará prioridad al desarrollo de este Plan, y “buscaremos un equilibrio entre los servicios hospitalarios y el modelo comunitario”, según se ha explicado.

Representación de todos los agentes implicados

En el foro también han intervenido otros expertos como Pere Bonet, presidente del Consejo Asesor de Salud Mental y Adicciones; Jordi Blanch, presidente de la Sociedad Catalana de Psiquiatría; Enric Mangas, presidente de Unió Catalana D´Hospitals; Lluis San, de la Comisión de Psiquiatría y Salud Mental del Consorcio Salud y Social de Cataluña; José Manuel Menchón, jefe de Servicio de Psiquiatría del Instituto Catalán de la Salud (ICS); Enric Arqués, presidente del Fórum Salut Mental; Susana Subirats, de Hestia Alliance; y Francisco Verjano, coordinador de la Unidad de Salud Mental de Badia del Vallés.

x