• 07:53
  • Jueves, 17 de Agosto de 2017

Las CC.AA exponen sus principales proyectos para la Seguridad del Paciente, y valoran positivamente programas como el Check-list o el SiNASP

La VI Conferencia Internacional de Seguridad del Paciente sirve de foro para que las CC.AA compartan estrategias como la vigilancia universal para la infección por SARM, o trabajos de registro y reordenación de la polimedicación de pacientes crónicos, valorada como un factor de riesgo en la salud de personas mayores

Las CC.AA exponen sus principales proyectos para la Seguridad del Paciente, y valoran positivamente programas como el Check-list o el SiNASP

La Seguridad del Paciente es una de las más importantes estrategias a nivel europeo y a nivel nacional, pero ésta no podría llevarse a cabo sin la total implicación de las Comunidades Autónomas. Para poder implantar esta infraestructura de seguridad en las autonomías, el Ministerio de Sanidad Política Social e Igualdad ha invertido, entre 2005 y 2010, un total de 54.348.000 euros. Este esfuerzo colectivo en la creación de nuevos programas ya ha tenido sus primeros resultados en la salud de los pacientes. Algunos de estos programas eran presentados en la VI Conferencia Internacional de Seguridad del Paciente, celebrada esta semana en Madrid.

Más referido a la propia práctica clínica, destaca el programa de vigilancia activa frente a la infección noscomial por SARM (Staphylococcus aureus resistente a meticilina), basado en prevenir la infección realizando un control previo al ingreso de aquellos pacientes que puedan estar colonizados por este tipo de patógenos multiresistentes. Según los datos ofrecidos por María Lecuona, del Servicio Canario de Salud, este procedimiento consistía en "la toma nasal bilateral con el mismo hisopo al ingreso del paciente", que se sustituía, sólo en casos de pacientes con mayor riesgo, por un PCR en tiempo real. De esta manera, el proyecto había conseguido reducir las infecciones en el Hospital Universitario de Canarias en un 50 por ciento, calculando un ahorro, una vez restados los costes de la inversión, en unos 388.723 euros anuales de media. Todo ello contando con la existencia de camas disponibles para el aislamiento, con la implicación de higiene del personal y con protocolos de descolonización.

Otro tema importante en la Seguridad del Paciente es la farmacovigilancia. Esmeralda Cuaresma, del  Servicio Cántabro de Salud, insistía en que "la polimedicación es un marcador de fragilidad y un factor de riesgo", que aumenta proporcionalmente cuanto mayor es el número de fármacos que toma el paciente. De esta manera,  desde esta comunidad se había realizado una labor de registro y revisión de sus pacientes mayores de 75 años polimedicados, gracias a la colaboración del personal de Enfermería, y con el método "Brown-bag", que invita al paciente a contar qué es lo que toma, y contrastarlo con la información de lo que debería estar tomando, para así reducir el número de fármacos innecesarios que interaccionen, o que supongan un riesgo para su salud. Así, de 2010 a 2011, se había reducido la media de fármacos administrados por día de un 6,37 a un 5,70, lo que suponía además un descenso de unos 3000 pacientes con más de 5 fármacos día.

"Chequeo, identificación y evaluación"

Las intervenciones de los servicios de Salud de Castilla y León, Galicia y Madrid se centraban en una labor más relacionada con labores de gestión. Para comenzar, Marta González, del Hospital El Bierzo de Ponferrada, explicaba los beneficios del Check- List, es decir, de los listados de verificación quirúrgica (LVQ), sobre las que aportaba que pese a la resistencia inicial y al aumento burocrático que supone, es adaptable a las necesidades del medio y una vez puesto en marcha los profesionales reconocen su utilidad y lo recomendarían en otros centros.

En cuanto al Sistema de Notificación y Aprendizaje para la Seguridad del Paciente (SiNASP), Beatriz Pais, de la Subdirección de Desarrollo y Seguridad Asistencial del Servicio Gallego de Salud, aportaba datos como que, aunque no era lo esperado, un 60 por ciento de los profesionales notificantes se identifican, que un 78 por ciento de las notificaciones se cierran con acciones de mejora incorporadas, o que la mayoría de los incidentes tiene que ver con factores profesionales y de organización, sobre todo relacionados con la medicación y con la identificación de muestras, así como que la mayoría de notificaciones proviene de unidades de hospitalización.

El SINASP es un sistema de notificación promovido desde el MSPSI e implantado en cuatro CCAA: Cataluña, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia, aunque sólo en Galicia se instauró con un enfoque institucional, de forma que los quince hospitales de red pública gallega disponen desde mayo de 2011 de esta herramienta.

Por último, Alberto Pardo, de la Subdirección general de Calidad del Servicio Madrileño de Salud, hablaba de la labor evaluadora de las consejerías, destacando que "el liderazgo institucional es básico, es necesario alinear objetivos y definir la periodicidad de la evaluación", así como la importancia de realizar 'feed-back' de la información con los centros, incluyendo datos comparativos con la media de otros centros similares.

x