• 16:47
  • Sábado, 22 de Julio de 2017

Las siete centrales de Osakidetza exigen volver a las 35 horas y una subida salarial del 3,6%

Los sindicatos denuncian la negativa de los administradores de la Sanidad vasca a facilitar datos de plantilla y contratación

Demandan, como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, poner fin a la “precariedad laboral” que se acerca al 40% y un plan que garantice el relevo generacional ante la avalancha de jubilaciones

Las siete centrales de Osakidetza exigen volver a las 35 horas y una subida salarial del 3,6%

Las siete centrales con representación en el Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza han vuelto a unirse para exigir al departamento de Jon Darpón que ponga fin a la “precariedad laboral” en la Sanidad vasca. Los sindicatos denuncian también la negativa de los gestores sanitarios a facilitar datos de plantilla y contratación y demandan volver a las 35 horas y una subida salarial del 3,6 por ciento para recuperar el poder adquisitivo perdido.

Los sindicatos reclaman también, como adelantó EL MÉDICO INTERACTIVO, la negociación de un plan que garantice el relevo generacional ante la avalancha de jubilaciones que se producirán en los próximos años “y que la Administración parece no tener en cuenta”.

Por iniciativa de la parlamentaria de EH Bildu Rebeka Ubera, los portavoces de los sanitarios han comparecido en la comisión de Salud del Parlamento de Vitoria donde dieron su visión de la situación por la que atraviesa Osakidetza y sus demandas laborales para esta legislatura.

Los representantes de las centrales no ahorraron duras críticas a los gestores sanitarios, al tiempo que expusieron una larga lista de reivindicaciones entre las que destacaron poner fin a la “precariedad laboral” que afecta a gran parte de la plantilla. Censuraron también que se les niega de forma sistemática desde hace más de seis años datos sobre las personas que trabajan en Osakidetza. “La transparencia no existe; no se nos dan datos laborales a las centrales; no sabemos a ciencia cierta cuánto supone el empleo temporal”, explicaron.

Desde el sindicato mayoritario en Sanidad, ELA-STV, informaron que la temporalidad supone el 40 por ciento de una plantilla estructural de 26.400 trabajadores, aunque con la contratación para cubrir bajas, permisos, vacaciones y jubilaciones puede superar los 30.000. En esta misma línea, CC.OO enmarcó la eventualidad en el 35,9 por ciento en el periodo 2012-2015, al tiempo que añadió que este datos procede de la Encuesta de Población Activa, “ya que la Administración nos impide acceder a la información”.

Como vienen solicitando, los representantes de las centrales exigieron la convocatoria de ofertas públicas de empleo con un número de plazas que supere la tasa de negociación –por jubilaciones o fallecimientos- impuesta por el Gobierno central desde 2012. En relación a los sanitarios en situación de temporalidad, solicitaron mejorar sus condiciones laborales. “No es de recibo que tengamos en Osakidetza trabajadores con 141 contratos. Si se desea un servicio de calidad esto tiene que cambiar”.

Acuerdos para la contratación eventual

Se refirieron también a la declaración de intenciones de María Jesús Múgica, la nueva directora de Osakidetza, quien en su primera visita al Parlamento Vasco subrayó su intención de lograr acuerdos con las centrales para la contratación eventual, además de potenciar la interinidad ya que ofrecen mayor seguridad laboral.

También hicieron especial hincapié en la necesidad de poner en marcha un Plan que garantice “el relevo generacional ante la avalancha de jubilaciones de los próximos años que provocará importantes distorsiones en el sistema sanitario si no se toman medidas ya”. Asimismo reclamaron el plus “de desarrollo de la carrera profesional” pactado en el año 2011 pero que después se dejó en suspenso, así como medidas que faciliten la conciliación laboral y familiar en una organización muy feminizada.

En su visión de Osakidetza, las centrales hablaron de “plantillas desbordadas”, al tiempo que incidieron al señalar la necesidad de inmediatas subidas salariales -un incremento del 3,6 por ciento- y laborales, como la “sustitución de las bajas desde el primer día y la recuperación de las 35 horas semanales”. Tampoco olvidaron denunciar la apuesta de la Administración “por la privatización de diversos servicios sanitarios”.

Ambulatorios sin pediatras

En la comparecencia parlamentaria tampoco se olvidaron de alertar a los partidos políticos sobre la necesidad de elaborar un Plan de Recursos Humanos en el Servicio Vasco de Salud (SVS) porque ya empieza a haber problemas en algunas especialidades médicas como Traumatología, Ginecología o Pediatría. “En los ambulatorios la asistencia pediátrica corre peligro ya que no hay especialistas”.

Por última, advirtieron sobre la fuga en los últimos años de facultativos a Europa por la precariedad laboral existente en la Sanidad vasca y española. “Nos gastamos el presupuesto en formar excelentes profesionales para otros países que se ahorran el gasto; no tiene sentido”. Y es que entre 2011 y 2016, han emigrado 16.480 médicos de todo el Estado español; 420 de ellos del País Vasco. “La salida de la crisis que se nos anuncia desde los diferentes gobiernos no se percibe en Sanidad; el año pasado se fueron más profesionales que nunca”, remacharon.

x