• 06:38
  • Lunes, 24 de Julio de 2017

El consejero de Andalucía apuesta  por un marco legal que blinde los principios de “universalidad, equidad, solidaridad, calidad y accesibilidad”

Aquilino Alonso ha planteado un suelo de gasto sanitario público en función del PIB, similar a los países de nuestro entorno y medidas que contribuyan a garantizar la sostenibilidad en los diferentes ámbitos del sistema, considerando la Sanidad pública como una inversión y no sólo como un gasto

consejero salud andalucia
consejero salud andalucia
El consejero de Andalucía apuesta  por un marco legal que blinde los principios de “universalidad, equidad, solidaridad, calidad y accesibilidad”

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha planteado la necesaria actualización del “compromiso” con el Sistema Nacional de Salud, propuesta que se puede canalizar a través de un nuevo marco “normativo y estratégico” que garantice la “sostenibilidad” del Sistema Nacional de Salud y “blinde” sus valores, para lo que será preciso abrir el debate y alcanzar un “Pacto de Estado”. Un marco legal que, como ha puntualizado, debe nacer del consenso social y parlamentario y que “asuma los principios que deben ser irrenunciables: la universalidad, la equidad, la solidaridad, la calidad y la accesibilidad; la financiación pública mediante impuestos generales progresivos, la provisión pública y la cohesión territorial”.

Durante su intervención en el desayuno sociosanitario organizado por Europa Press, Alonso ha planteado que este reto se formule desde la perspectiva de un sistema de salud “sin barreras autonómicas”, con condiciones de acceso equitativas, pero manteniendo o ampliando, si fuera el caso, su estructura descentralizada. “La historia demuestra que el éxito del Sistema Nacional de Salud tiene mucho que ver con las transferencias de las competencias a las comunidades”, ha recalcado, apuntando acto seguido que esto ha permitido avanzar según las necesidades y expectativas de la población, priorizar las inversiones, mejorar las infraestructuras sanitarias, avanzar en investigación e innovación y ganar en calidad y en eficiencia.

En su defensa del modelo autonómico, ha situado a las comunidades como “laboratorios de innovación”. “De este modo, hemos avanzado más y hemos llegado más lejos, al poder implantar en unas comunidades lo que en otras ya había funcionado bien”, ha resaltado Aquilino Alonso, recordando que esto ha sido posible gracias a su capacidad legislativa y a la adaptación de los modelos de gestión a las necesidades específicas de los territorios y de la población de referencia.

Para que estos sistemas sanitarios autonómicos sigan siendo eficaces a largo plazo, es necesario un Sistema Nacional de Salud “fuerte”, según el consejero, y más ahora que este cumple treinta años como uno de los pilares fundamentales del Estado del Bienestar. Ha puesto el acento en cómo en 1986, en un momento de dificultad económica, se planteó y salió adelante la Ley General de Sanidad, y ahora que la Sanidad pública sigue contando con la legitimidad ciudadana y el respaldo profesional, ha reclamado que quede “clara” la decisión política en el Gobierno de España porque, de lo contrario, se estaría “poniendo en riesgo su perdurabilidad”.

En su reflexión en este foro y, pese a reconocer la existencia de una crisis que exige medidas para salir de ella, ha abogado por que estas no se basen en exclusiva en la contracción de los servicios públicos y en la disminución de la financiación. En este sentido, ha manifestado que la “mejor herramienta” para garantizar la resistencia del sistema, frente a las “tentaciones de privatización”, es un sector público “eficaz, transparente y con fuerte respaldo de sus profesionales y de la población”, planteamiento por el que el Gobierno andaluz viene apostando en Andalucía desde hace décadas.

Como fórmula para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y el blindaje de sus valores y principios, ha planteado la necesidad de una nueva norma, la “necesaria” derogación del Real Decreto-Ley 16/2012 y reforzar un modelo de gobernanza basado en los valores de la ética pública democrática, que garantice la cohesión territorial respetando nuestro modelo de Estado.

En resumen, como responsable de Sanidad en Andalucía, su propuesta es abrir el debate y alcanzar un pacto a nivel nacional para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, sobre la base de la garantía de sus principios.

Ley de Garantías y Sostenibilidad de Andalucía

Como prueba de que ese objetivo es posible, Aquilino Alonso ha expuesto como ejemplo el Proyecto de Ley de Garantías y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, que ya ha superado el debate a la totalidad en el Parlamento andaluz. Una norma que amplía y fortalece el marco normativo y que ha permitido impulsar la Sanidad pública, según el consejero, y en la que hay elementos que deben formar parte “imprescindible” de ese debate para alcanzar un consenso a nivel nacional en torno a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

Entre esos aspectos que ha enumerado, destaca el posicionamiento de la atención sanitaria pública como derecho universal, que apuesta por la equidad, la calidad y la cohesión territorial frente a las exclusiones, los copagos y las barreras de acceso. A esto se suma la garantía de suficiencia financiera y plantear un suelo de gasto sanitario público en función del PIB, similar a los países de nuestro entorno y por último, medidas que contribuyan a garantizar la sostenibilidad en los diferentes ámbitos del sistema, considerando la Sanidad pública como una inversión y no sólo como un gasto.

A este debate ha añadido un factor más: un plan de modernización en la gestión sanitaria pública, a partir del diálogo y la transparencia, la responsabilidad social y la participación. Estaría diseñado para garantizar la perdurabilidad del sistema, alejado de privatizaciones, que garantice los derechos laborales y el desarrollo profesional en el seno del Sistema y que establezca el marco adecuado para el desarrollo de la gestión clínica.

Estos planteamientos, recogidos en el proyecto de ley andaluza, como ha puntualizado Aquilino Alonso, ya han dado pie a medidas cuya “efectividad” ha sido probada. Entre ellas ha mencionado: estructuras integradas de compras o a las políticas de Uso Racional del Medicamento, el impulso de un modelo de gobernanza del conocimiento en Salud basado en la colaboración entre el sistema sanitario público, el mundo académico y el empresarial; la garantía en la accesibilidad a los avances tecnológicos que aporten valor y hayan demostrado su seguridad, efectividad y eficiencia, apostando decididamente por la Evaluación de Tecnologías sanitarias.

“En Andalucía estamos trabajando, con estos planteamientos, sobre un plan de renovación tecnológica a cuatro años”, ha explicado, matizando que una vez se tomó la decisión de priorizar la asistencia sanitaria sobre el desarrollo de infraestructuras o la dotación tecnológica, por la crisis, ahora se está en disposición de acometer la renovación tecnológica.

Renovación de la Primaria

Atendiendo a los puntos coincidentes entre expertos y organismos internacionales sobre el papel de la Atención Primaria de Salud como pilar para un sistema más equitativo y eficiente, el consejero ha apostado por una Atención Primaria “fuerte y vertebradora”. En esta línea, en Andalucía ya se están dando los primeros hacia una Estrategia de Renovación de la Atención Primaria, que se está abordando junto a las sociedades científicas más representativas. En este proceso, se tiene como punto de partida el respeto a los principios rectores de la Atención Primaria, pero se busca ajustar su capacidad de respuesta al crecimiento competencial y revertir, así, el modelo social ’hospitalocéntrico’.

“Una Atención Primaria fuerte requiere tener como referencia unos hospitales con alto nivel de calidad”, ha dicho Alonso, pero debe equilibrarse con una revisión de la distribución de competencias y recursos entre atención primaria y hospitalaria, y  también entre profesionales (nuevas titulaciones, especialidades y perfiles existentes en el Sistema), además de la cohesión territorial para asegurar la equidad entre comunidades autónomas.

El enfoque andaluz de la Atención Primaria pasa por un modelo “proactivo”, con capacidad de proporcionar respuestas integradas y adaptadas a los diferentes contextos, condiciones y estilos de vida, incorporando las actuaciones de prevención y promoción de la salud desde la evidencia científica, y que “asuma la coordinación e integración de toda la atención que se presta en el Sistema, con especial atención a la cronicidad”, ha determinado.

Crónicos

Uno de los avances de Andalucía en esta dirección, es el proyecto integrado para la atención a pacientes crónicos complejos. Este proyecto está basado en equipos multidisciplinares, agendas específicas y planes, y para facilitar este trabajo colaborativo se ha puesto en marcha una plataforma tecnológica que permite compartir información y realizar videoconferencias, para sesiones clínicas y revisión conjunta de los planes personalizados.

Además de ese progreso en la personalización de la atención, y de recuperar el equipo básico de atención primaria como unidad de referencia médica y enfermera, se ha querido impulsar la actuación enfermera, aumentando su capacidad de resolución, por ejemplo, introduciendo cambios en los sistemas de citación, para poder obtener citas para consulta de enfermería por los mismos medios utilizados para las citas médicas.

Además,  se está elaborando un plan de recursos a cuatro años, que permitirá alcanzar una dotación adecuada de personal, lo que permitirá diversificar los modos de atención, reforzar el abordaje familiar y comunitario de la práctica clínica lo que, “junto a la actividad investigadora, nos hará ganar en efectividad y satisfacción profesional”, ha subrayado.

En este sentido, Alonso ha hecho hincapié en la apuesta por la investigación en  esta Estrategia de Renovación en Atención Primaria. Aunque con menor repercusión,  pero con gran impacto sobre la calidad de vida, son ya veinte los registros de propiedad industrial sobre invenciones de profesionales de Atención Primaria, dos de las cuales están siendo ya explotadas comercialmente. Otro aspecto de esta Estrategia es garantizar la estabilidad de la relación entre el equipo asistencial y la población asignada, lo que implica estabilidad de equipos profesionales, que se alcanzará con las Ofertas de Empleo Público convocadas con más de 10.200 plazas; y el proceso de interinización iniciado, para más de 15.000 profesionales.

Esta Estrategia de Renovación de la Atención Primaria requiere un modelo de financiación, que en el caso de Andalucía, tiene un peso importante en el conjunto del presupuesto sanitario, prueba de ello es que en 2017, se ha incrementado su dotación en 124 millones de euros, hasta alcanzar los 1.575,4 millones. “Una cifra que debe incrementarse si apostamos por ella”, ha indicado.

Aquilino Alonso ha admitido que esa renovación efectiva de la Atención Primaria de Salud, como eje vertebrador del Sistema Sanitario Público de Andalucía y clave para su sostenibilidad, es un “planteamiento ambicioso” en el que Andalucía ya ha dado los primero pasos pero, precisamente, para su materialización requiere un Pacto de Estado por la Sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, que “garantice la perdurabilidad del Sistema y proporcione seguridad a la población sobre la garantía de sus derechos”, ha concluido.

x