• 22:40
  • Miércoles, 26 de Julio de 2017

Expertos recuerdan “el papel clave” de las vacunas en la Salud Pública

Fernando Simón, del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, apuesta “por unificar los mensajes”

Expertos recuerdan “el papel clave” de las vacunas en la Salud Pública

“Las vacunas son a priori las mejores herramientas a nivel global para controlar la aparición y evitar la expansión de enfermedades infecciosas. Está demostrado que su aplicación ha resultado decisiva en el último siglo en la salud de la población mundial, incidiendo de manera notable en su esperanza de vida. Lo que ocurre es que no todas son eficaces al cien por cien y algunas de las personas inmunizadas pueden no estar protegidas; eso no es grave si el resto si lo están”, ha asegurado Fernando Simón,  del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Salud.

El epidemiólogo ha participado junto a otros especialistas en Salud Pública y acción humanitaria, médicos de Urgencia y profesores universitarios en el curso “El papel de los profesionales en los medios de comunicación en respuesta humanitaria ante situaciones de crisis, emergencias y desastres” que se durante dos días se ha desarrollado en Santander como parte del programa de la Cátedra Extraordinaria MSD-UIMP Salud, Crecimiento y Sostenibilidad, iniciativa de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y MSD.

El experto  ha reconocido que en nuestro mundo la acción de las vacunas ha sido tan buena que ha hecho que casi no se vean casos de sarampión, paperas, escarlatina y que haya patologías ya extinguidas como la viruela. “Por eso, la percepción del riesgo a dolencias infecciosas ha bajado. En España, los pocos casos de sarampión  que aparecen son importados de países donde no está implantada la vacunación generalizada, pero si dejamos de inmunizar y bajamos la guardia habrá sarampión y volverán otras infecciones ya casi desaparecidas”, ha subrayado.

En relación a los movimientos antivacunas que proliferan en los últimos años en España, Simón ha señalado “que puede ser entendible hasta cierto punto -aunque yo no lo comparta- que haya padres que sean contrarios a ellas, porque, aunque mínimos, las vacunas tienen algunos efectos secundarios. Y por ello no quieran someterles al más pequeño riesgo para protegerles de una enfermedad que no está en su medio. Sin embargo, las familias deben ser capaces de valorar los beneficios frente a los riesgos y para ello deben de estar bien informados y los expertos tenemos que ofrecerles mensajes claros”, ha recalcado.

Aunque las asociaciones antivacunas, “organizaciones antisistema que no acceden a los servicios sanitarios” no tienen aún en España la fuerza que cuentan en países de nuestro entorno como Francia, Holanda, “si hacen mucho ruido”. Por eso, Simón ha apostado porque haya un mensaje único por parte de los expertos tanto para mantener como ampliar la buena cobertura vacunal actual. “Tal vez los especialistas hayamos fallado, empezando por los epidemiólogos, por no haber establecido claramente los mensajes favorables a la vacunación. Por esto mismo, expertos en salud y periodistas debemos de contrarrestar las informaciones sesgadas de estos movimientos y no favorecer con titulares llamativos mensajes  que favorezcan que la gente no se vacune; todos tenemos un poco de culpa en que surjan dudas, ya que en ocasiones no hemos sido capaces de trasladar los mensajes claros a la población; no hemos insistido lo suficiente en que los riesgos que se corren con las vacunas son infinitamente inferiores a los tendrían, sobre todo los niños, si no se inmunizan. Si tuviéramos vacunas perfectas no habría problemas”, ha remachado Simón.

Acción conjunta

Por su parte, el doctor Pedro Arcos, de la Unidad de Investigación en Emergencia y Desastre de la UIED, del Departamento de Medicina de la Universidad de Oviedo, ha indicado que ante las emergencias y desastres humanitarios es importante la “coordinación de los diferentes agentes implicados para lograr uso resultados óptimos”.

En esta misma línea, la doctora Carmen Limiñana, experta en emergencias y desastres, ha subrayado que “para conseguir un mayor impacto en salud y reducir riesgos es importante seguir las directrices que recomiendan los organismos internacionales no solo en el momento de la crisis a través de criterios de actuación, sino también de forma preventiva, como en la construcción de diques, preparación de equipos de emergencia y hospitales, realización de simulacros y educación de la comunidad, entre otros puntos”.

El doctor Marcos ha insistido en señalar en la necesidad de no centrarse únicamente en el momento de la fase crítica de la crisis humanitaria, sino abordar todo el proceso en el que se actúa –antes, durante y después-, al tiempo que ha reconocido que aún llama la atención que algunos medios sigan dando una cobertura exclusivamente en la fase agua de respuesta a la emergencia “cuando muchos de los verdaderos problemas de un desastre vendrán después de esa fase aguda”. En su opinión, “debemos fomentar y dar a conocer que una crisis o desastre no implica solo el momento que trasciende en los medios o que más cobertura mediática tiene, sino que hay mucho más detrás”, ha sentenciado.

x