• 10:46
  • Jueves, 08 de Diciembre de 2016

ANIVERSARIO

La Fundación de Ciencias de la Salud celebra 25 años de innovación, calidad y colaboración

Profesionales del ámbito sanitario y literario se han reunido para hablar de ‘La enfermedad desde la Literatura’, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), con motivo del 25º Aniversario de la Fundación de Ciencias de la Salud

La Fundación de Ciencias de la Salud celebra 25 años de innovación, calidad y colaboración

Cristina Henríquez de Luna, vicepresidenta de la Fundación y presidenta de GSK Farma España, ha recordado que “desde su nacimiento el 6 de febrero de 1991, la Fundación de Ciencias de la Salud ha intentado servir de lugar de encuentro del mundo sanitario en toda su amplitud”. Según ha recordado, su intención ha sido “abarcar tanto a los profesionales y pacientes como a las empresas privadas, a las instituciones públicas y a la sociedad en general”. Para ello, se ha basado "en tres pilares, que son la innovación, la calidad y la colaboración".

Henríquez de Luna ha señalado que la filosofía de la Fundación y de GSK como patrocinador ha sido “potenciar el trabajo creativo, ofertar servicios y actividades de la máxima calidad, con el objetivo de enriquecer el sistema sanitario y la sociedad”. “Creo que hasta ahora lo hemos conseguido, y me permito contar con la ayuda de todos para mantener este reto en los próximos 25 años”, ha añadido.

Terna literaria

José Miguel Colldefors, secretario de la Fundación, ha sido el responsable de moderar el debate entre los escritores Luis Mateo Díez, Luis Landero y Soledad Puértolas, quienes han debatido sobre la enfermedad, el dolor y la muerte, entre otros temas. Luis Landero ha comparado la enfermedad con el amor, y se ha referido al conocido poema de Lope de Vega: “Quien lo probó, lo sabe. Cuando la enfermedad te mira a los ojos se produce un reajuste. El dolor y la enfermedad nos igualan a todos, son experiencias que nos ponen en nuestro sitio”.

Por su parte, Soledad Puértolas ha hablado de una mujer que durante toda su vida nunca ha sufrido ni un dolor de cabeza, y no puede entender que los demás se sientan mal. La propia autora ha relatado su experiencia con el tifus, que sufrió en una época en la que no tenía tratamiento. “Me acuerdo de la sensación de estar enferma y no poder levantarme de la cama. Me dieron una medicina muy amarga, y yo me resistía a tomarla. La enfermedad es un momento de marginación de la vida, tienes conciencia de la deferencia. La enfermedad es horrible siempre, en todo caso, pero te aísla y te hace tener conciencia de ti mismo”.

Frente a la enfermedad, Soledad Puértolas considera que solo está “la mente”, a lo que añade: “Y los fármacos”. “La mente es poderosa y tiene que ser nuestra aliada a través de la fantasía”, ha dicho.

En su turno, Luis Mateo Díez ha evocado su infancia: “Yo recuerdo haber vivido en un pueblo de niños sanos, aunque sí había otras desgracias. Me acuerdo del hijo del sastre, que estaba enfermo y recluido, lo que nos fascinaba al resto de los niños sanos. Me preguntaba por qué yo no estaba malo, quería serlo y estarlo”. El escritor ha reconocido que en sus libros se ha aprovechado de la enfermedad y la convalecencia, “de la degustación de esas emociones y sensaciones”.

x