• 02:14
  • Sábado, 23 de Septiembre de 2017

INAUGURACIÓN XXIV CONGRESO NACIONAL DE MEDICINA GENERAL Y DE FAMILIA

“La Medicina de Familia debe ser el motor del sistema sanitario”

“Dejando de ser la puerta de entrada al sistema para convertirnos en gestores de la asistencia sanitaria”, señala el Dr. Antonio Fernández-Pro, presidente de SEMG

“La Medicina de Familia debe ser el motor del sistema sanitario”

“La Medicina de Familia tiene varias responsabilidades y una de ellas es ser el motor del cambio y ser el motor del sistema sanitario, modificando nuestro ámbito asistencial, dejando de ser la puerta de entrada para convertirnos en gestores de la asistencia donde la promoción, la prevención y la educación sanitaria brillen con luz propia”. Así lo ha señalado el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el Dr. Antonio Fernández-Pro, en la inauguración del XXIV Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se está celebrando en San Sebastián.

Para ello, según el Dr. Fernández-Pro, “tenemos que convertirnos en líderes del primer pilar básico de la atención sanitaria”, tras unos años de crisis en los que “hemos dado la cara y nuestro profesionalismo se antepuso a cualquier otra cuestión; sufrimos recortes difíciles de entender, bien por ineficacias o por incongruencias y más allá del propio sentido economicista; estando alejados de cualquier fuente de participación y decisión”.

notica

Como resultado de esta situación, apuntaba, “vimos que el sistema sanitario se fue deteriorando hasta llegar a unos niveles de precariedad laboral no soportables que provocaron que muchos de nuestros jóvenes emigraran”.

La AP, línea prioritaria de trabajo

El Dr. Serafín Romero, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), se refería a esta “sordera crónica de los responsables sanitarios” que ha derivado en la pérdida progresiva de la figura del médico de cabecera, del médico de familia, en definitiva, del “médico de confianza”. “Las políticas de recortes indiscriminados están generando un escenario que rompe la relación médico-paciente: las no sustituciones, las tasas de reposición ante las múltiples jubilaciones que se van a producir, especialmente es este sector, y la falta de continuidad asistencial son factores que tenemos que abordar como una emergencia profesional y laboral”.

El presidente de la OMC defendió que “la Atención Primaria (AP) es y será una línea prioritaria de trabajo, en la que vamos a seguir profundizando, huyendo de la queja, consolidando los consensos y amplificando el alcance de nuestras propuestas”. Su objetivo, “reivindicar alto y claro que es la hora de la asignación de recursos suficientes, de la buena organización y de la gestión de una práctica basada en instrumentos clínicos y en la gestión del conocimiento”.

Médico de Familia, gestor del proceso asistencial

Idea esta compartida por el consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, que aseguraba que “seguir fortaleciendo e incrementando el prestigio de la AP es una obligación presente en las estrategias de salud de todas las comunidades autónomas, pero a veces esto no se acompaña de la consiguiente dotación presupuestaria”. Fortalecer la Primaria implica cambios en el modelo sanitario global, “de manera que el médico de familia sea el principal gestor del proceso asistencial manteniendo y tratando a los pacientes en el nivel comunitario, especialmente a los mayores y a los crónicos”.

"Estamos convencidos de que la Atención Primaria debería de cobrar más transcendencia para afrontar las consecuencias del envejecimiento, la cronicidad y la dependencia. Es importante también que la sociedad tome conciencia de que los profesionales de la AP no solo son el acceso al sistema, son los profesionales que mejor conocen el historial clínico de cada paciente y están preparados para tratarlo de una manera global, son especialistas en la salud de cada persona”, explicaba el consejero.

Retos para mantener la calidad y la eficiencia

Por su parte, Carlos Moreno Sánchez, director general de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, comenzó su intervención alabando a las cerca de 600.000 personas que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS), “que son el mayor orgullo del sistema”. “Gracias al esfuerzo de los profesionales se ha implantado este modelo de AP que lleva la atención sanitaria a todos los rincones de nuestro país y que es un hito en la historia del modelo del SNS”.

Para mantener este nivel de calidad, efectividad y eficiencia en la prestación de la asistencia sanitaria, argumentaba Carlos Moreno, “en esta legislatura tenemos que afrontar varios retos, como el modelo de la formación sanitaria especializada y la recuperación del modelo de contratación de las unidades de gestión clínica”.

El director general de Ordenación Profesional hizo especial mención al acuerdo firmado en el ámbito de la Mesa General de Negociación del Empleo Público, con los sindicatos más representativos, de una Oferta Pública de Empleo que va a suponer un total de 129.700 plazas en el SNS. "El objetivo es que la tasa de temporalidad que actualmente ronda el 35 por ciento se reduzca al 8 por ciento en todo el territorio nacional".

x