• 13:06
  • Martes, 26 de Septiembre de 2017

Consejos para los pacientes reumáticos en vacaciones

Consejos para los pacientes reumáticos en vacaciones

La Sociedad Española de Reumatología (SER), en el marco de la campaña 'Ponle Nombre al Reuma', da diez consejos útiles para los pacientes con patologías reumáticas y autoinmunes sistémicas:

- Llevar siempre un informe actualizado. Es importante tener a mano un informe actualizado con el diagnóstico y los tratamientos crónicos que se toman.

- Contactar con los monitores de campamentos a los que los niños vayan a asistir para que estos conozcan el grado de limitación para realizar actividades, los horarios de medicación y los cuidados especiales que el niño pueda necesitar.

- Llevar suficiente medicación y organizada. Es recomendable llevar una cantidad algo mayor de la necesaria por si hay algún problema, y en viajes con facturación de maletas llevar la medicación con uno mismo para evitar perder dosis en caso de pérdida de equipaje.

- Vacunación para viajes exóticos. El paciente debe avisar con suficiente antelación al reumatólogo de referencia, ya que en caso de tratamientos inmunosupresores (metotrexato, leflunomida, fármacos biológicos, etc.) hay muchas vacunas que tienen prohibida su administración, e incluso hay países que exigen un documento especial que explique por qué no se puede poner algunas vacunas.

- La gota también en verano. Se suele asociar los brotes o el inicio de la gota con la Navidad al estar expuestos a alimentos con alto contenido en ácido úrico y además en grandes cantidades. No obstante, en verano estos alimentos reaparecen: mariscos, bebidas alcohólicas, cerveza sin alcohol, barbacoas con carne roja…

- Conservación de medicaciones subcutáneas. Los pacientes que se administran este tipo de fármacos deben controlar la temperatura en el traslado y almacenarlos al llegar. Ante la duda, los pueden transportar en una nevera con placas de hielo y después mantenerlos en un frigorífico y sacarlos 30 minutos antes de administrárselos.

- Síndrome antifosfolípido y viajes largos. Aparte de las recomendaciones habituales de hacer paradas cada 2 horas y caminar (si van en coche) o de hacer ejercicios con las piernas y pasear por el pasillo (si van en avión), deben comentárselo a su reumatólogo por si es necesario añadir una dosis de heparina para prevenir problemas.

- Síndrome de Sjögren y sequedad. Es importante que aumenten la administración de gotas en los ojos, que eviten en la medida de lo posible exponerse a aires acondicionados potentes, y que usen gafas de sol de calidad y de tamaño grande que cubra bien los ojos.

- El sol y los fármacos reumatológicos. Algunas enfermedades como el lupus o la dermatomiositis pueden tener brotes no solo en la piel, sino a otros niveles si estos pacientes se exponen al sol. Por eso es importante seguir de forma muy rigurosa las recomendaciones del punto previo y aumentar esta protección del sol con ropa que cubra más la piel, gorras, sombreros de ala ancha o incluso paraguas.

x