• 06:48
  • Martes, 06 de Diciembre de 2016

La vacunación frente a la gripe, necesaria para las personas con artritis

La vacunación frente a la gripe, necesaria para las personas con artritis

Las personas con artritis reumatoide, artritis psoriásica, artritis idiopática juvenil y espondiloartritis se encuentran dentro del grupo poblacional al que se le recomienda vacunarse de la gripe, así como de otras enfermedades para proteger su organismo. Por ello, la campaña “Activo frente a la artritis, mes a mes”, de ConArtritis, se centra en la prevención de ciertas enfermedades mediante la administración de vacunas.

“Es importante que las personas con artritis reciban la vacuna en cada temporada gripal, siendo sus resultados aceptablemente buenos. En ocasiones puede ocurrir que al combinarla con ciertos tratamientos la respuesta de la vacunación sea algo más baja, pero funciona y no supone ningún problema de seguridad, es decir, no le va a causar daño, incluso si está siendo tratado farmacológicamente de la artritis”, señala José María Bayas Rodríguez, vocal de Relaciones con Sociedades Científicas de la Asociación Española de Vacunología.

“Lo ideal es vacunar cuando la persona no está en pleno tratamiento de la artritis, pero si no es posible, siempre será mejor vacunar y que tenga algo de efecto, que no vacunar y que el efecto sea cero”, apunta Bayas.

Junto con la vacuna de la gripe, la neumocócica también es importante para las personas con artritis. Así se indica en el trabajo “Vacunas y actividades preventivas en pacientes con artritis inflamatorias”, en el que se destaca la neumonía como uno de los principales problemas que se pueden prevenir mediante la vacunación en adultos mayores de 50 años“.

Enfermedades tropicales

Las vacunas de virus vivos atenuados, tales como la de la varicela, el sarampión, las paperas o la rubeola, así como otras recomendadas cuando se viaje a un país donde se puede contraer una enfermedad tropical, están contraindicadas cuando se sigue un tratamiento inmunosupresor. “Ante esta situación hay que comprobar si la persona está inmunizada. Si no lo está, no se le vacunará durante el tratamiento porque podría haber un problema de seguridad”, explica Bayas, a lo que añade: “habrá que aprovechar un momento adecuado para administrar la vacuna porque también puede ser un problema grave para estas personas que contraigan enfermedades como el sarampión o la rubeola, se debe prevenir”.

x