• 20:30
  • Martes, 25 de Julio de 2017

Superhéroes llegan a los hospitales para ayudar a los niños a luchar contra el cáncer

'Poción de Héroes', proyecto social impulsado por la Fundación Atresmedia, ideado por IDS y en el que colabora Grupo SANED, ya ha pasado por 24 hospitales. Se trata de una iniciativa en la que seis superhéroes visitan a los niños con cáncer para ayudarles a luchar contra la enfermedad

Superhéroes llegan a los hospitales para ayudar a los niños a luchar contra el cáncer

Muchacho Invisible, Chica Fuego, Guapo Kinético, Señorita Muralla, Niño Elástico y Linda Rayo hacen su aparición en cada una de las habitaciones de los hospitales donde se encuentran niños con cáncer. Acuden a los hospitales que ya se han adherido al proyecto social 'Poción de Héroes', ideado por IDS, puesto en marcha en 2014 por la Fundación Atresmedia, y en el que colabora Grupo SANED.

"Desde Grupo SANED estamos muy comprometidos con la iniciativa Poción de Héroes. Desde su origen, nuestra empresa ha apostado por acciones sociales con las que todo nuestro equipo se sienta involucrado y que reviertan de manera positiva en colectivos como el infantil, con el que estamos muy sensibilizados", afirma Ignacio Enguix, director general de la empresa.

En la misma línea, Francisco Bascuas, consejero delegado de Grupo SANED, ha apuntado: "como empresa vinculada enormemente con el colectivo sanitario, sentimos como propio el proyecto de Poción de Héroes, ya que refleja valores en consonancia con nuestra identidad como empresa. Para nosotros es esencial favorecer y fomentar iniciativas que contribuyan a minimizar o paliar dificultades que preocupan al conjunto de la sociedad". A lo que ha añadido: "Con Poción de Héroes intentamos poner nuestro granito de arena para minimizar el impacto que implica la hospitalización de los más pequeños".

La iniciativa, dirigida a niños y niñas de entre cuatro y doce años, busca cambiar la imagen tradicional del tratamiento contra el cáncer, intentando hacer más fácil el proceso de lucha contra la enfermedad. El objetivo es que el juego cambie la percepción y el miedo de los niños al duro proceso de la quimioterapia. "Proyectos como este no solo son un divertimento, sino que también aumentan los índices de curación", incide José Luis Vivanco, jefe del Servicio de Oncohematología Pediátrica del Hospital 12 de Octubre, en Madrid, que ha sido el último hospital a donde la iniciativa ha llegado.

En total, ya son 24 los hospitales que han contado con los superhéroes. En cada uno de ellos, los profesionales del hospital imparten una sesión informativa a los padres y a otros profesionales y, después, los superhéroes entregan a los niños el maletín de 'poderes'. Los asistentes a estas sesiones son oncólogos pediátricos, personal de Enfermería, psicólogos, voluntarios y padres de niños hospitalizados, entre otros.

En la presentación del proyecto en el Hospital 12 de Octubre, la coordinadora General de la Asociación Infantil Oncológica de Madrid (ASION), Manuela Domínguez, incidió en que el diagnóstico de la enfermedad supone la fase más dura, la que más desmotiva a los padres. Por ello, "a través de esta iniciativa buscamos minimizar el momento de ese impacto. Es lo que nos motivó a entrar en el proyecto. Les cambia la cara, les enseña a hablar sobre su quimioterapia… Nos importaba quitar ese dramatismo que los adultos sentimos con un diagnóstico así", afirma.

"Todas las ayudas a las familias y los pacientes de enfermedades oncológicas son muy importantes y todas ellas suman en su proceso de curación. En concreto, la 'Poción de Héroes' es una gran idea que ayuda a los niños más pequeños que entienden la enfermedad siempre como una agresión externa contra la que hay que luchar con todos los “armamentos” que son capaces de imaginar. Las “pociones” de sus “superhéroes” les hacen partícipes de su propio tratamiento disminuyendo así el miedo y la angustia hacia lo desconocido, convirtiendo su propia enfermedad en un juego similar a lo que ya están tan acostumbrados de las series de televisión y juegos de videoconsolas", afirma Vivanco.

Desde la subdirección general de Atención al Ciudadano y Humanización de la Asistencia Sanitaria de Madrid, Cristina González del Yerro pone de manifiesto el impulso de la humanización que desde la Consejería se intenta impulsar. "No solo hay que atender las necesidades físicas, sino también las emocionales y espirituales, tanto del niño como de todo su entorno".

La supervivencia ha aumentado

Según los datos del Registro Nacional de Tumores infantiles (RETI-SEHOP), la supervivencia a cinco años del cáncer en niños en España es del 77 por ciento. Dato que se refiere a la supervivencia de los niños tratados entre los años 2005-2009, que ya tienen un seguimiento mínimo de cinco años. "Estos resultados son debidos a los tratamientos efectuados en las Unidades de Oncología infantil distribuidas por todo el país", hace hincapié Vivanco.

Para el especialista del 12 de Octubre, lo más importante es que los niños sean diagnosticados y tratados en Unidades de Oncología infantil con experiencia en el manejo de estas patologías.

Vivanco se muestra optimista en que espera que siga aumentado las cifras de supervivencia, que ya son altas, y sobre todo en una mejoría de la calidad de vida. Y es que el Registro Nacional de Tumores infantiles muestra que la supervivencia ha ido aumentando año tras año. Los niños tratados entre los años 80-84 tenían una supervivencia a cinco años del 54 por ciento, aumentando progresivamente hasta el 77 por ciento actual.

No obstante, "es cierto que cuando se alcanzan cifras tan favorables como las actuales, ya es más difícil que mejoren mucho y los esfuerzos se centran en mejorar la calidad de vida y disminuir los efectos secundarios y la morbilidad de los tratamientos", señala Vivanco.

1.100 nuevos casos al año

En España, según datos también del RETI-SEHOP, se diagnostica  un nuevo caso de cáncer por cada 6.500 niños menores de 15 años, lo que supone unos 1.100 casos nuevos al año y otros 450 casos en adolescentes de 15 a 19 años. "Desde los años 90, no existe un aumento significativo del número de casos en España. Se mantiene estable".

El cáncer en Pediatría es más frecuente entre el año y los cuatro años. "Los más frecuentes son las leucemias, los tumores del sistema nervioso central, los linfomas y el neuroblastoma", explica el experto.

Vivanco ha recordado que los niños viven de una forma diferente el concepto de enfermedad. "De los dos a los tres años, sufren la separación de los padres. Es por ello que los padres ingresan con ellos. A partir de los tres años, consideran la enfermedad como una agresión externa. Por este motivo, el proyecto es de gran importancia, porque les ayuda a defenderse", apostilla.

Reducción de ingresos y empleo

Según un estudio reciente, tener un hijo con cáncer lleva a reducciones de ingresos para los padres y la interrupción del trabajo entre las madres. El estudio muestra que el cáncer infantil afecta a los ingresos y el empleo de los padres durante años después del diagnóstico del niño y no están distribuidos equitativamente entre las madres y los padres.

Para investigar los efectos a corto y largo plazo del cáncer infantil sobre el ingreso y la situación laboral de las madres y los padres, un equipo dirigido por Emma Hovén, del Instituto Karolinska en Suecia, estudió a 3.626 padres de 1.899 niños diagnosticados de cáncer entre 2004 y 2009 en Suecia. Los investigadores encontraron que los ingresos de los padres por el empleo disminuyeron significativamente después del diagnóstico de cáncer de un niño, con una reducción general de 21 por ciento en las ganancias de las madres y una reducción del 10 por ciento en los ingresos de los padres en el año de diagnóstico en comparación con los padres control.

La reducción relativa de los ingresos de las madres fue evidente hasta seis años después del diagnóstico, mientras que los ingresos de los padres se redujeron durante dos años tras el diagnóstico. Además, las madres presentaban menos probabilidades de permanecer empleadas después del cáncer de un hijo en comparación con las madres control, algo que fue evidente en el año del diagnóstico y hasta cinco años después. Tener un hijo con cáncer no afectó a la situación laboral del padre.

Maletín de poderes contra ‘Villanus’

El oncólogo pediátrico se encarga de curar el proceso orgánico, pero necesita otras herramientas para luchar contra el miedo, la frustración o la angustia de los niños. El primer paso para luchar contra la enfermedad es creer en la cura, algo en lo que los superhéroes juegan un papel esencial, ayudándoles a los niños a convencerse de que se puede vencer a Villanus (el cáncer).

Al comenzar el tratamiento, el niño/a elige su superhéroe favorito, pudiendo escoger entre tres chicos y tres chicas: Muchacho Invisible, Chica Fuego, Guapo Kinético, Señorita Muralla, Niño Elástico y Linda Rayo, que son los encargados de entregar el maletín.

Este maletín de 'poderes' contiene un cómic, en el que se cuenta la historia del héroe, el póster del superhéroe que haya escogido el niño para colgarlo en su habitación del hospital, una chapa de héroe para llevar puesta en su pijama o camiseta, un pasaporte que será sellado en cada sesión de quimioterapia y unas pegatinas para adherir a la bolsa de suero con el tratamiento, y caramelos. La quimioterapia pasa a ser una poción de héroes contra 'Villanus', el cáncer.

‘Poción de Héroes’ se enmarca dentro del proyecto de Humanización de Hospitales Infantiles de la Fundación Atresmedia, que actualmente colabora con cerca de 170 centros de toda España. Ha contado con la colaboración de Fundación SEUR y Grupo SANED, y el patrocinio de AXA de Todo Corazón, Moltex, TEVA, El Corte Inglés, Nestlé Health Science, Obra Social “la Caixa”, Becton Dickinson y QuintilesIMS.

x