• 20:38
  • Martes, 25 de Julio de 2017

La contención del gasto solo raciona la gestión de la Sanidad, hace falta una transformación para mejorar su eficiencia

Así lo ha destacado Rafael Bengoa en una conferencia en el marco del proyecto divulgativo Encuentros con la Salud, impulsada por el Grupo Cofares

La contención del gasto solo raciona la gestión de la Sanidad, hace falta una transformación para mejorar su eficiencia

Los retos que ha de afrontar la Sanidad pública a lo largo de la presente década se centran, según afirma Rafael Bengoa, exconsejero de Sanidad del Gobierno vasco y actual codirector del Instituto de Salud y Estrategia de Bilbao, “en los datos demográficos actuales y la tendencia al envejecimiento de la población y la cronicidad que conlleva esa demografía, con independencia de que haya un gobierno u otro”. Ese ha sido el punto de partida de la conferencia que ha pronunciado Bengoa en el marco del proyecto divulgativo ‘Encuentros con la Salud’, alrededor del futuro de la Sanidad, bajo el título ‘El sistema nacional sanitario: ¿Un enfermo en la UCI?’, impulsada por el Grupo Cofares.

La conferencia ha sido moderada por el vicepresidente de Grupo Cofares, Juan Ignacio Güenechea, quien ha explicado, en primer lugar, que el papel que juega la atención farmacéutica en la sostenibilidad o transformación del sistema sanitario es “clave porque la farmacia garantiza la accesibilidad al medicamento y en muchos casos es el primer contacto de la población al sistema de salud”. En este contexto ha destacado que el farmacéutico, como profesional sanitario, “aporta una serie de valores añadidos como es la ayuda a un uso racional del medicamento y ofrece servicios de salud complementarios que permiten mejorar la salud de la población”.

Como mejora del sistema, Güenechea ha propuesto ampliar el catálogo de servicios que presta la farmacia. “La farmacia tiene que tener una mayor implicación en la toma de decisiones con relación al paciente y solicitamos mayor acceso por parte del farmacéutico a la historia clínica y datos. Además, hace falta acabar con una serie de políticas que están excluyendo determinados medicamentos de la atención farmacéutica como los de dispensación hospitalaria. En la mayoría de los casos, y por un malentendido ahorro económico, se está privando a la farmacia, y por tanto a la población en parte, del acceso a determinados medicamentos como es el caso de los biosimilares”.

Rafael Bengoa, por su parte, ha subrayado que “transformar es mejor que racionar”. “Esa transformación consiste en ser mucho más proactivos con lo que ofrecemos y no esperar que los enfermos crónicos se descompensen y aparezcan en Urgencias y ocupen una cama. Por otro lado es necesario juntar en las CCAA en un presupuesto único la Sanidad y los Servicios Sociales con el fin de ofrecer continuidad de cuidados sociosanitarios. Eso es lo que necesitan los pacientes y eso es lo permitirá más eficiencia. Sabemos organizar un modelo asistencial así. No iniciar y acelerar esa transformación  es un error estratégico. 

Para Bengoa, “el modelo de Sanidad actual es reactivo: reacciona cuando el enfermo ya está en fase aguda, en el hospital o en las Urgencias. El 91 por ciento de la mortalidad en nuestro país se deba ya a las enfermedades crónicas”, ha dicho. Por supuesto que una política preventiva será adecuada, pero no es suficiente con ello. Un tercio de la población vasca, por ejemplo, padece una enfermedad crónica que se debe  gestionar de forma presencial y no presencial con apoyo de las Tics”.

Anticiparse a la asistencia 

Ante semejante panorama, el codirector del Instituto de Salud y Estrategia ha asegurado que  “hace falta que el sector sea más eficiente para corregir las largas listas de espera, las urgencias saturadas, los niveles de investigación bajo mínimos, la desmotivación profesional y una progresiva pérdida de calidad asistencial. Ya no basta repetir como un mantra ‘Hay que salvar al SNS’ sino que ha de hacerse algo más. Es necesaria una inyección presupuestaria, por supuesto, pero hay que ser proactivos y anticiparse, predecir qué pacientes tendrán más necesidades asistenciales y ofrecer a estos pacientes crónicos un sistema que les procure mejores cuidados en casa, monitorizados y con profesionales capaces de dar esa asistencia a domicilio”, ha aseverado.

“De la asistencia reactiva a la proactiva, ése es el reto. Veámoslo con un ejemplo”, ha puntualizado Bengoa. “Hoy en día hay medio millón de personas en España con demencia senil. En 15 años más, hacia 2032, habrá un millón cien mil y no estamos preparados para que el sistema sea sostenible. Y haciendo lo que se está haciendo hoy no será posible atender esa demanda”.

Bengoa ha asumido que “son necesarios unos primeros pasos urgentes, pero sin perder de vista un proceso de transformación imprescindible. Lo correcto sería, por ejemplo, eliminar aquellas intervenciones que no aportan valor clínico y que consumen entre un 15-17 por ciento del gasto sanitario. Hablo de pruebas aleatorias, ingresos y cesáreas innecesarios, resonancias magnéticas y un uso racional de los antibióticos. Pero simultáneamente hay que impulsar la transformación imprescindible. Y que no me digan que un copago es un sistema estabilizador porque el paciente pierde la perspectiva con este método y no discierne qué es lo grave y qué no”. 

x