• 23:56
  • Viernes, 30 de Septiembre de 2016

Dos de cada diez trasplantes renales en España proceden de donante vivo

• Se trata del trasplante más frecuente en nuestro país, seguido del de hígado, corazón y pulmón

 

• Los programas de donante vivo y el empleo de técnicas mínimamente invasivas para extraer los órganos han multiplicado por diez esta intervención

 

• Se ha puesto de manifiesto en el LXXVIII Congreso de la Asociación Española de Urología, celebrado en Granada

Dos de cada diez trasplantes renales en España proceden de donante vivo

Dos de cada diez trasplantes renales que se llevan a cabo en nuestro país proceden de un donante vivo. "Los programas de donante vivo y el empleo de técnicas mínimamente invasivas, como la nefrectomía laparoscópica, para extraer los órganos han multiplicado por diez el número de estas intervenciones en los últimos años", explica el doctor Enrique Lledó, coordinador del Grupo de Trasplante de la Asociación Española de Urología (AEU), en el marco del LXXVIII Congreso de la Asociación Española de Urología, celebrado recientemente en Granada.

Aunque el 80 por ciento de las donaciones siguen procediendo de donante cadáver, lo cierto es que en los últimos cinco años, coincidiendo además con la nueva ley de circulación vial, han disminuido significativamente las víctimas por accidente de tráfico y con ello el porcentaje de donantes cadáver. "Esta situación", señala el doctor Humberto Villavicencio, presidente de la AEU, "plantea un nuevo reto, ya que el 65 por ciento de los donantes procedente de cadáver supera los 60 años de edad, lo que conlleva más riesgos de comorbilidad ya que en su mayoría presentan problemas cardiovasculaculares en el momento del fallecimiento. Esto obliga a desarrollar nuevas técnicas que nos permitan obtener las máximas garantías en la función del órgano trasplantado".

Entre las complicaciones asociadas a este tipo de intervenciones, el doctor Lledó señala el rechazo del riñón trasplantado. "Sin embargo, en los últimos años, los avances en el tratamiento de la inmunosupresión han logrado disminuir significativamente la tasa de rechazo agudo, que era bastante frecuente hace años". Asimismo, los pacientes hipersensibilizados también requieren una atención especial. "Para estos casos, en la actualidad contamos con una serie de técnicas que nos permiten reducir la respuesta inmunológica al riñón trasplantado, lo que hace posible efectuar el trasplante", puntualiza este experto.

Según explica, el reto actual en trasplante renal consiste en "llegar a la tolerancia absoluta del injerto, así como minimizar las dosis de inmunosupresores para que el órgano no se rechace en ningún momento; por supuesto, otro de los retos en el que estamos trabajando es que se incremente la donación en vivo de tal forma que sea superior a la donación de cadáver".

En nuestro país el 60 por ciento de los donantes de riñón corresponde a donante de criterio expandido, es decir, riñones procedentes de donantes mayores de 60 años o de entre 50-60 años que tienen patología cardiovascular asociada o que han fallecido por un accidente cerebrovascular. El pasado año la AEU, junto con las sociedades científicas de Nefrología (SEN), de Trasplantes (SET), de Anatomía Patológica (SEAP) y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), presentó el Primer Documento de Consenso sobre criterios de aceptación y rechazo de riñón de donante de criterio expandido. El doctor Lledó explica que "este documento nació con el objetivo de armonizar criterios de utilización entre los diferentes centros de trasplante, mejorando así el aprovechamiento de los riñones de este tipo de donantes en todos los centros hospitalarios de España".

Según apunta, este documento ha supuesto que "se homogenicen los criterios de utilización de este tipo de injertos, lo que ha significado en la práctica que se utilicen más y mejor y se rechacen menos criterios de donante expandido, en definitiva que exista la posibilidad de trasplantar más con este tipo de órganos".

x