• 17:21
  • Jueves, 17 de Agosto de 2017

FERNANDO CARBALLO, NUEVO PRESIDENTE DE FACME

La formación continua no es una opción, es una obligación

La formación continua no es una opción, es una obligación

El próximo mes de enero, Fernando Carballo asumirá la presidencia de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), donde la gestión clínica sigue siendo una de las prioridades de la nueva junta directiva. Tal y como explica a El Médico Interactivo, “FACME entiende la gestión clínica como la transferencia de la capacidad y la responsabilidad de la toma de decisiones de gestión a los profesionales, para mejorar la relación entre la calidad y el coste de los servicios. Teniendo en cuenta que es misión principal de las sociedades científicas gestionar el conocimiento específico necesario para la atención sanitaria de calidad, resulta obvio que el compromiso de los profesionales para mantener esa calidad con criterios de eficiencia no es una reivindicación sino una contribución neta y decisiva a la sostenibilidad de nuestro Sistema Nacional de Salud”.

Fernando Carballo insiste en explicar a todos los interlocutores que no se trata tanto de discutir sobre la potencial variabilidad de los modelos y su regulación, sino centrar el verdadero debate en promover esa necesaria descentralización, responsable orientada a la mejora de esa calidad y eficiencia. “La experiencia nos dice que reservas formales y, sobre todo, recelos basados en un supuesto riesgo de pérdida de control, tanto de directivos como de políticos, nos está haciendo perder un impulso imprescindible en la reorientación de nuestro modelo sanitario. Y desde luego FACME va a apretar cada vez más en tanto generar iniciativas que tienen que ver la formación de los clínicos en gestión de unidades y muy especialmente en desarrollar estudios y registros que nos permitan disponer de datos que faciliten ese mejor gobierno clínico que proponemos”. 

Es otro de sus objetivos prioritarios. “Es una parte fundamental del desarrollo profesional continuo, no es una opción sino una obligación, legalmente definida y además sustentada moralmente por el deber profesional de mantener competencias para cumplir adecuadamente con nuestro trabajo”.

Porque son las sociedades científicas las que son capaces de generar los contenidos que permitan esa formación continua y desarrollo profesional. Pero para ello se necesita un marco en el que profesionales, a través de sus organizaciones como son los Colegios Médicos y sus sociedades científicas y la administración jueguen un papel coordinado, bien definido y regulado. “Ese modelo debe ser sostenible, con contenidos independientes y siempre orientados a lo que necesita la actividad clínica para cumplir sin sus objetivos. FACME está decidida a contribuir en ese marco de alianza entre profesionales y administración, con criterios orientativos y estándares que consoliden una formación continuada de calidad, anticipándose a posibles desequilibrios o indeseables variaciones tanto en el plano de las autonomías como entre especialidades”.

El nuevo presidente también se ha marcado otros objetivos, entre los que destaca conseguir que la voz científico-técnica que representan las sociedades científicas no sólo sea reconocida de manera puntual u opcional por la administración. Cree que deben ser interlocutoras obligadas en todo lo que se refiere a la planificación y desarrollo de las políticas, estrategias y aplicaciones de la atención sanitaria. “Para que FACME verdaderamente pueda decir que representa esa voz necesita saber ser la casa de todas y cada una de esas sociedades científicas. De ahí que potenciaremos los mecanismos de interrelación en red de todas las sociedades y la creación de grupos de trabajo para profundizar en al análisis y posicionamiento de tantos temas como sean necesarios por su relevancia”.


x