• 10:55
  • Domingo, 25 de Junio de 2017

La insuficiencia venosa crónica es la enfermedad vascular más prevalente en España

Se presenta el Documento SEMG “Manejo y Derivación de la Insuficiencia Venosa Crónica en AP”, el primero de una serie fruto de un acuerdo de colaboración entre la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia y EL MÉDICO

La insuficiencia venosa crónica es la enfermedad vascular más prevalente en España

Se acaba de presentar, en el marco del XXIV Congreso Nacional de Médicos Generales y de Familia que se está celebrando en San Sebastián, el Documento SEMG “Manejo y Derivación de la Insuficiencia Venosa Crónica en AP”, coordinada por Fernando Pérez Escanilla, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y miembro de la citada Sociedad Científica, de la que es también autor el Dr. Roberto Maya, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y miembro de la SEMG. La monografía, llevada a cabo con la coordinación editorial de EL MÉDICO y el apoyo de Alfasigma, “tiene como objetivo realizar una puesta al día de la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC). Para ello, se hace un desarrollo de temas como anatomía y fisiología venosa, prevalencia y epidemiología de la IVC, anamnesis, exploración y formas clínicas, complicaciones, tratamiento integral y derivación a la atención especializada”, según ha explicado su coordinador.

Y es que la IVC es la enfermedad vascular más frecuente en nuestro país. Es crónica, progresiva y no siempre benigna. Las mujeres se llevan la peor parte, ya que tienen una prevalencia mayor, situándose en el 64 por ciento, porcentaje que desciende al 37 en varones. Se sabe, según la experiencia clínica, que muchas personas con IVC no tienen tratamiento, ya que nunca han acudido a consultar con su médico y en el caso de que sí que lo hayan hecho no reciben el adecuado.

Detección en AP

En este contexto, es clave que el médico general y de familia tengan la capacidad para diagnosticar esta patología. Tal y como recuerda Fernando Pérez Escanilla, la IVC  se manifiesta en diferentes formas clínicas, desde las conocidas dilataciones venosas, como las telangiectasias y las varices, hasta formas avanzadas de lipodermatosis, úlceras varicosas o trombosis. “Hasta ahora, cuando aparecían estas complicaciones era cuando se derivaban. Pero ahora pretendemos que el médico general y de familia puedan diagnosticarla, definir su forma clínica y actuar en consecuencia”, apunta el coordinador de la monografía, quien añade que “a veces bastará con un tratamiento conservador; es decir, con la modificación del estilo de vida, tratamientos compresivos y farmacoterapia; mientras que otras veces hay que derivarlo para realizar un tratamiento intervencionista, indicado según el grado de insuficiencia venosa y/o por las complicaciones. Pero siempre el médico de cabecera tendrá que hacer el seguimiento de esta patología”.

Por eso, esta monografía es un punto de ayuda para estos profesionales. “Pretendemos que los pacientes sepan qué pueden mejorar de su IVC, que los profesionales sepan abordarla con en su justo contexto y derivar al especialista en vascular si lo considera necesario. Siempre contando con el apoyo de los gestores sanitarios, que no siempre están concienciados del problema”, detalla Fernando Pérez Escanilla.

En esta línea se manifiestan Nuria Vilamú y Bárbara García, de Alfasigma, quienes consideran que la monografía es un documento muy práctico y de fácil manejo en el que se abordan todos los aspectos de la IVC, por lo que es muy completo. Uno de los contenidos que destacan es el relativo al capítulo de Fisiopatología de la IVC, más en concreto, el apartado sobre la importancia de la disfunción endotelial venosa, porque es un enfoque diferencial para el abordaje de esta enfermedad desde su etiología y es justamente donde ejerce su acción la sulodexida, que comercializan bajo el nombre de Aterina.

Documento de consulta

Así, la monografía pretende ser un documento que pueda consultar el médico en su día a día, pero además se ha realizado con el objetivo de concienciar al facultativo de AP de la relevancia de esta patología, altamente prevalente y con un claro impacto en la calidad de vida de los pacientes, “pero que desgraciadamente, a día de hoy, no está considerada como patología grave por el Sistema Nacional de Salud y, a su vez, está infradiagnosticada”.

Desde Alfasigma aseguran que para ellos este tipo de documentos son de acercamiento a los profesionales de Atención Primaria, ya que han podido trabajar conjuntamente con la SEMG, y satisfactorios al poder contribuir a que el médico mejore el abordaje de esta enfermedad. Por este motivo, esperan que tenga muy buena aceptación, “ya que hasta ahora había poca documentación en este campo”. No hay que olvidar que se trata de una patología que, debido al aumento de la esperanza de vida, cada vez es más prevalente.

Este documento, en el que ha participado activamente EL MÉDICO tanto en su gestación como en la coordinación y apoyo editorial, tal y como señala su directora, Leonor Rodríguez, será el primero de una serie que permitirá al médico del primer nivel asistencial mejorar su formación y por tanto su práctica clínica diaria. Este acuerdo de colaboración con la SEMG responde al compromiso que, desde sus orígenes, ha tenido siempre la publicación, no sólo informativa sino también formativa.

En el acto en San Sebastián han estado presentes los autores de la monografía, los doctores Maya y Pérez Escanilla; Núria Vilamú, Product Manager de Alfasigma; Bárbara García, Scientific Advisor de Alfasigma; y Ana Villajos, redactora de EL MÉDICO.

x