• 20:49
  • Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Los resultados deben guiar los cambios en el modelo sanitario

SEDISA reúne a representantes del Instituto Catalán de la Salud y de la Consejería de Sanidad de Madrid

Los resultados deben guiar los cambios en el modelo sanitario

La recogida de datos, la valoración de los resultados y el riesgo compartido son algunos de los factores que deben guiar y orientar los cambios en el modelo del sistema sanitario español. Esta es una de las conclusiones del debate protagonizado por Candela Calle, en representación del Instituto Catalán de la Salud (ICS), y César Pascual, del Servicio Madrileño de Salud, dentro el ciclo ‘Claves para la evolución del modelo sanitario’, organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la Fundación ONCE. La jornada ha sido inaugurada por Joaquín Estévez, presidente de Sedisa, y Eusebio Azorín, director del Sector Sanitario y Sociosanitario de Ilunión (ONCE).

La directora gerente del ICS ha comentado que “la calidad y sostenibilidad deben ir ligadas”, y ha añadido el factor de la humanización a la hora de valorar las necesidades del paciente desde el punto de vista sanitario y social, teniendo en cuenta también a su familia. “Parece mentira que no todos los profesionales tienen formación en escucha activa”, ha lamentado Candela Calle, quien se ha referido a un plan puesto en marcha en los hospitales del ICS para intentar reducir los ruidos nocturnos que hacen los profesionales en los controles. “Hemos observado una reducción de fármacos, porque los pacientes descansan mejor y necesitan menos medicinas para dormir”.

Por su parte, César Pascual, director general de Coordinación de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid, ha reflexionado respecto a la rapidez con la que evolucionan las nuevas tecnologías sanitarias frente a la lentitud de las Administraciones Públicas. “Es imposible que un profesional que se quiera mantener al día puede absorber toda la información disponible. No le estamos dando las herramientas necesarias, y las está buscando por su cuenta”.

Pascual también ha aseverado que “la tecnología nunca podrá sustituir la relación persona-persona, porque los humanos nos relacionamos con los demás”. “Los robots pueden facilitar algunas acciones, pero nunca sustituirán a las personas. Los profesionales sanitarios entendemos muy mal la dependencia, que en muchos casos se debe a un deterioro físico relacionado con la edad avanzada. Debemos asumir que esa población necesita un tipo de atención diferente al de las urgencias. Es necesario un cambio de modelo asistencial”.

Más resultados y menos modelos

“Debemos comprar resultados, y de hecho ya no estamos pagando el tratamiento de los pacientes que no evolucionan, es un gasto que asume la industria farmacéutica”, ha dicho Candela Calle, quien ha añadido que “otro debate es el referido al precio y al valor, conceptos que han de evolucionar teniendo en cuenta que la industria tiene que recuperar su inversión”.

La responsable del ICS también ha reconocido que casi todas las CC.AA. tienen un problema de obsolescencia tecnológica, y considera que se debería llegar a un acuerdo con los proveedores, tal vez para alcanzar un riesgo compartido en función de los resultados en salud, “aunque probablemente es más complicado”.

“Debemos dejar de hablar de modelos y tenemos que hablar de resultados, datos de mortalidad, reingresos, complicaciones, etc. Vamos a valorar los datos de los que disponemos, es una responsabilidad política de los gestores, pero también de la ciudadanía”, ha pedido Candela Calle, quien también se ha referido a otros problemas que acucian a la sanidad catalana, como la falta de médicos pediatras, de Atención Primaria o radiólogos.

César Pascual también ha hablado de la incorporación de nuevos medicamentos de muy alto coste y destinados a una amplia población, y ha asegurado que “el sistema no puede asumir su gasto”, y también se ha referido a la financiación de los tratamientos de las enfermedades raras. “En el caso de la hepatitis C, no hubo un debate tranquilo, sino que se produjo una gran presión social y política tanto en las consejerías como en las Cortes. Se firmó un acuerdo con Farmaindustria, con excelentes resultados, pero supuso una pérdida de invertir esos 240 millones de euros, por ejemplo, en renovar la tecnología sanitaria”. En cuanto a la colaboración público-privada, César Pascual ha asegurado que no comprende que se cuestione que los servicios de limpieza o de cocina dependan de terceros. “Otra cosa es la gestión, pero tampoco estoy de acuerdo en que tenga que ser totalmente pública”, ha dicho.

x