• 09:36
  • Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

La SEMG recuerda que la migraña puede resultar incapacitante y pide más “sensibilización”

La SEMG recuerda que la migraña puede resultar incapacitante y pide más “sensibilización”

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha hecho una llamada de atención en el Día Internacional de Acción contra la Migraña, que se celebra el día 12 de septiembre, sobre la “escasa importancia” que se concede a esta enfermedad, tanto desde el punto de vista del colectivo médico como desde la Administración y la sociedad en general, a pesar del gran impacto social, laboral y familiar que causa.

Mercedes Otero, miembro del Grupo de Enfermedades Neurológicas de la SEMG, considera que es necesaria una mayor sensibilización hacia la migraña, al seguir estando considerada como una enfermedad “banal y de poca gravedad”; sin embargo, la carga de esta enfermedad sobre la calidad de vida del 12% de la población que la padece es muy importante. “Los pacientes, cuando sufren sus crisis, no sólo se ven incapacitados por la intensidad del dolor en sí, sino también por los síntomas derivados que van de las náuseas y vómitos a la intolerancia a la luz (fotofobia) y a los ruidos (sonofobia)”, ha explicado Otero.

Bajas laborales

Por tanto, la SEMG ha solicitado medidas como la adaptación del puesto de trabajo de los pacientes migrañosos para que puedan desempeñan su labor en las mejores condiciones posibles, tal y como ocurre en otras enfermedades discapacitantes. Por ejemplo, estos enfermos deberían disponer de una mayor libertad a la hora de flexibilizar sus horarios y evitar los cambios de turnos, lo que podría provocarles el desencadenamiento de una crisis. Esto reduciría las bajas laborales por parte de estas personas, cuyas crisis pueden llegar incluso a las 72 horas de duración, con una frecuencia de 1 a 4 cada mes.

Se calcula que los individuos que se ven afectados por esta enfermedad pierden una media de 8 días de trabajo al año, aunque el elemento de mayor peso en la productividad perdida no son los días de absentismo laboral, sino la reducción de efectividad que sufren estas personas, pese a encontrarse en su puesto de trabajo. “Son necesarias medidas como las citadas” y más si tenemos en cuenta que está demostrado que la migraña es un desorden crónico episódico cuya mayor prevalencia acontece durante los años de vida más productivos del individuo (de 20 a 50 años).

Automedicación

La SEMG ha recalcado que la migraña no es una enfermedad que amenace directamente la vida de los pacientes que la sufren, y por ello no se le da la importancia necesaria. Cerca de la mitad de los pacientes que la sufren reconocen no puede llevar a cabo su actividad diaria e incluso, una parte importante de éstos, ni salir de la cama mientras dura la crisis.

Mercedes Otero también ha señalado que las personas que padecen migrañas “no están recibiendo un diagnóstico y tratamiento adecuado”. La banalización de esta enfermedad ha llevado a que “una parte importante de los enfermos no realice consulta médica alguna”, a pesar de que la mayoría sufre dolores de cabeza de grado moderado a severo. “La solución que se emplea es la automedicación, con el consiguiente riesgo de que se convierta en una cefalea crónica diaria”, ha añadido. La SEMG considera que los médicos de Atención Primaria están perfectamente capacitados para realizar un diagnóstico, implantar el tratamiento adecuado y derivar al neurólogo en los casos en los que sea necesario.

x